Caramelandia, la marca que se hizo famosa con sus tablas de diseño

En la Semana de la Dulzura te contamos la historia de un local de golosinas de Ramos Mejía que hoy llega a todo el país con un producto estrella: sus "obras de arte" con gomitas de todos los colores.

Por Lucas Torretta

Jul 1, 2024

Las bolsitas con el dibujo del elefante suelen ser parte de la escenografía de Ramos Mejía. En esta localidad de la zona oeste de la provincia de Buenos Aires es donde nació Caramelandia en el año 2015. La visión de la gente de la zona con el packaging de la marca en la mano estaba en la cabeza de sus dueños desde un principio. Lo que no imaginaban es que rápidamente iban a estar también en ciudades muy lejanas como Comodoro Rivadavia, La Quiaca, La Ríoja o Villa Carlos Paz. Porque la pandemia y las redes sociales hicieron que público de cualquier parte se interese en sus productos. Y la originalidad fue la clave.

Caramelandia había abierto cinco locales en cinco años y se estaba preparando para lanzar sus franquicias cuando llegó el 2020 y todo lo que ya sabemos. Los locales estuvieron cerrados por casi cuatro meses (algunos debieron cerrar definitivamente) y la marca comenzó a prestar atención a lo que pasaba en Internet. «Si bien ya teníamos la página y la cuenta de Instagram, hasta ese momento no le prestábamos tanta atención. Allí sentimos la necesidad y empezamos a publicar todo lo que teníamos para seguir vendiendo. Teníamos un producto que era muy llamativo que son las tablas de gomita con diseño. Hay una empleada-amiga que tiene un talento especial para eso. Hace cosas increíbles con las gomitas. Las empezamos a mostrar y la gente empezó a pedir. Para el Día del Niño de ese año entregamos 170 tablas. Fue increíble. Desde ese momento no paramos más», cuenta Vanesa Ferreri, fundadora de Caramelandia.

Las tablas de gomita con diseño eran un producto que se había visto en la Argentina hasta ese momento. Al menos de la manera que las hace Melina Marano, la responsable, y toda una artista a la hora de crear con las gomitas. Al principio arrancó con números para las celebraciones de cumpleaños, corazones y hasta nombres. Luego empezó a probar cosas nuevas y así llegaron los dibujos que se convirtieron en un boom: la lengua de los Rolling Stones, la cara del Che Gevara o de Marilyn Monroe, Stitch, Bart Simpson, el logo de Tik Tok, Papá Noel y todo lo que la gente iba pidiendo con un entusiasmo desmedido.

Caramelandia logró atravesar la pandemia y crecer impensadamente cuando todo el mundo sufría por el encierro. «Las tablas se transformaron en un regalo hermoso para que las abuelas les mandaras a sus nietos, para que los amigos siguieran conectados o incluso para declaraciones de amor durante esa etapa de encierro. Y para nosotros fue un volver a vivir cuando estábamos pasándola mal por el cierre de los locales y porque a veces no llegábamos a juntar para el sueldo de los empleados. Gracias a esa idea, a Melina y a todos los que se pusieron al hombro el proyecto, logramos resurgir. Y sobre todo gracias a los clientes o seguidores que hoy tenemos en todas partes. Todavía nos emociona ver una bolsa de Caramelandia en localidades de cualquier parte del país«, asegura Vanesa.

Hoy hay cuatro tamaños de tablas: chica, mediana, redonda y rectangular XL. Los precios van desde los $ 4.500 a los $ 25.000. Y los pedidos pueden ser de los más locos y llamativos. Hubo quienes pidieron palabras con insultos, la cara de un familiar o hasta dibujos eróticos para despedidas de solteros y solteras. La actriz Florencia Peña pidió la cara de Marley para regalarle en un reality televisivo. También es común que las empresas compren tablas en cantidades con el diseño de su logro para regalarles a sus empleados o clientes. Y también existen los pedidos emotivos. Como la chica que en la última Navidad pidió el diseño de las Islas Malvinas para homenajear a su padre ex combatiente y «fanático de las golosinas».

El slogan de Caramelandia es «el local más dulce del mundo». Así, con esa impronta, atiendne al público desde hace ocho años. Y con esa dulzura se les ocurrió un producto que se transformó en la salvación de la marca y también de aquellos que buscaban un regalo diferente para sus seres queridos. Si de ser dulces se trata…

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por (@ccaramelandia)

Noticias relacionadas

Seguí leyendo: