Carta abierta a un campeón del mundo

Quique Domínguez, uno de los primeros entrenadores que tuvo Lionel Messi en Newellls, le dedicó un sentido homenaje de puño y letra.

Por Jonatan Pedernera

Mar 30, 2023

Los campeones del mundo sacan lo mejor de cada uno. Es cierto, Quique Domínguez fue un gran motivador en sus épocas de técnico en las Inferiores de Newells, pero después de disfrutar a Leo, le dio vuelo a una nueva faceta que nació de manera espontánea tras el copa del mundo.

El DT comandaba la popular categoría 87 de La Lepra. Dicho equipo, daba que hablar en todo Rosario y con el 10, con apenas 11 años, jugaba un tal Lionel Messi.

Domínguez y los primeros pasos de Leo con la camiseta de Newells.

«Lo disfruté más que entrenarlo. Porque Leo a esa edad ya sabía absolutamente todo lo que sus compañeros y otros pibes podrían aprender en los próximos 6, 7, 8 años. Él iba muy adelantado en formas de juego, la forma de pegarle a la pelota, en la gambeta, en la finta…», así describió los comienzos. Por eso, la foto del más grande levantando la copa en el Mundial, no lo sorprendió para nada. Así lo sintió en su carta:

Recordé lo que alguna vez me hizo llorar de emoción. Y busqué esa foto. Dije “¡Ahhh, esta vez no! ¿Cómo hago para evitarlo?”. No pude: otra vez lloré de emoción. Y en algún momento volveré a verla, porque lo que te hizo bien ayer, lo que hoy te hace bien, seguramente mañana también… Yo conocí al hombre pero a los 11 años, cuando nos hacía soñar sus sueños. Y nos convencía con sus gambetas. Y nunca se enojaba cuando algo no salía bien, y metía la pelota bajo el brazo y arengaba, marchando adelante de todos: “¡¡Vamos, Vaaamos!!”, sin armas, sin escudos, sin levantar la voz, poniendo el pecho, el mismo que invencibles mal calificaron alguna vez. Con el código de justicia bajo el brazo, invitaba a sus compañeros a la vendetta. Un pase, una pared, una doble, un sombrero, un caño y a las duchas. A los osados que desafiaron al Rey del Fútbol y su ejército fiel… Sus compañeros de la categoría 1987. En Malvinas, la Escuela de Fútbol de Newell’s Old Boys, en cualquier canchita de Rosario, en Balcarce. En Perú, en cualquier lugar donde la 87 A jugara. En el mundialito de Aldosivi de Mar del Plata, donde estabas enyesado en la muñeca derecha, les perdonaste la vida a todos los rivales, pero fuiste con nosotros. Eras el estandarte de aquella comparsa futbolera en la que bailaban el “Loco” Juan Cruz Leguizamón en el arco, el Hueso Mariano Miró, que le pedía documento a todo quien quisiera entrar al área, cuando Emanuel Correa se cagaba de risa al hacer un lateral, porque no se acercaban y él no llegaba y lo dejaba a Marcelo Romero, con esa cara seria y una fuerza poco común; Federico Rosso y Franco Casanova lustraban tobillos en el fondo y el Pumita Bruno Milanesio, pecoso lindo y divertido, siempre con una sonrisa, salía por la izquierda tirando paredes con Lucas Scaglia, el “General del Medio”, el de la voz en cuello, el que los ordenaba a todos, el motor trifásico del equipo, que le pedía a Diego Rovira que bajara un poco a dar una mano, y el grandote de la gambeta fina o larga y tremendo disparo ya no podía con su alma. Pero aparecía el “Negrito” Leandro Benítez para correr a todos y había que avisarle que los de rojo y negro eran los nuestros, porque también los gambeteaba. O del otro lado por la derecha subía Geri Grighini y la pedía a los gritos, porque él no hablaba, mientras el “Negrito” Leandro Giménez metía en 5 metros de primera a quinta con esas patas revoleadas para que dentro del área arrugara más de uno. Y disfrutó de la comparsa Lucas D’Alessandro en el arco, siempre jovial y compañero de sus compañeros, y la saeta Juanjo Gómez, hincha N° 1 de cada integrante de la fiesta porque así era su espíritu. Lucas Molina Rojas era la elegancia y el silencio en defensa, la sombra de los delanteros rivales. Ema San Gregorio endiablado por derecha picaba hasta estando offside. Y el recuerdo para mi coterráneo Facundo Roncaglia, que en Mar del Plata hizo que el “Gordo” Maddoni retara y reemplazara a la defensa de Boca porque nadie lo podía parar. En aquel equipo las luces de colores, la mejor música, la letra siempre exitosa, donde siempre pero siempre aparecía la palabra “campeón” la ponía Leo. ¡Lionel Andrés Messi! No hacían falta tantos títulos y récords para que supiéramos que eras, sos y serás siempre el mejor de la historia del fútbol mundial. GRACIAS POR HABERNOS INVITADO A SUBIR A TUS SUEÑOS. Disfrutá. Solo tus padres y toda tu flia, solo ellos saben cuánto costó. Aunque algunos no crean en los méritos. Vos te merecés ser feliz siempre. Ya no habrá lágrimas de angustias ni pañuelos de papel de Antonela. Porque estas nuevas lágrimas son, por las que luchaste tanto. Larga y buena vida A NUESTRO CAPITÁN CAMPEÓN DEL MUNDO.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

Equi Fernández, el pibe que retrocedió para tomar impulso

Equi Fernández, el pibe que retrocedió para tomar impulso

Ganarse un lugar en Boca no es fácil y él lo vivió en carne propia. Se formó en el club, pero tuvo que irse a Tigre para mostrarse y que lo volvieran a considerar. Ahí, como en las Inferiores, lo tuvo Diego Martínez, quien hoy lo disfruta y elogia: «Juega igual en cualquier cancha como en su barrio en San Miguel».