Cerúndolo y Etcheverry se preparan para los octavos de Roland Garros

Los tenistas argentinos están en la segunda semana del Grand Slam y buscarán meterse en cuartos.

Por Matías Petrone

Jun 4, 2023

El tenis argentino alza su bandera Roland Garros, uno de los torneos favoritos del público en el país. Sin las figuras rutilantes de otros tiempos, los jóvenes Francisco Cerúndolo (24) y Tomás Etcheverry (23) se metieron en la segunda semana del segundo torneo grand salam del año y buscaran clasificarse a los cuartos de final.

Cerúndolo, el mejor tenista argentina de la actualidad y 23° preclasificado del torneo, eliminó al noveno favorito, el estadounidense Taylo Fritz, por 3-6, 6-3, 6-4, 7-5 en dos horas 50 minutos en el court Suzanne-Lenglen. Esta victoria es la cuarta del argentino frente a rivales ubicados en el top ten del ranking ATP en siete partidos disputados este año, una racha que intentará prolongar en la siguiente ronda cuando se enfrente con el danés Holger Rune, número 6.

«Jugué un partidazo, Taylor es un gran rival, top ten. Le cuesta la defensa y sabía que debía atacarlo para no dejarlo jugar tan cómodo porque si no se me iba a complicar. Al principio me costó pero por suerte puede confirmar todo lo que estoy haciendo esta temporada», celebró el argentino, quien cumple su mejor actuación histórica en un torneo grande.

Cerúndolo se topará ahora con Rune, finalista este año de los Masters de Roma y Montecarlo y ganador del ATP 250 de Múnich. El danés le puso punto final al sueño del argentino Genaro Olivieri, a quien le ganó 6-4, 6-1 y 6-3 en una hora y 58 minutos en la cancha principal Philippe-Chatrier.

El argentino, de 24 años, no olvidará jamás su actuación en París, puesto que jugó su primer torneo del circuito de la ATP en un Grand Slam al que accedió tras haber atravesado la clasificación en la que ganó tres partidos, y luego sorprendió al superar dos rondas. Olivieri le ganó sucesivamente al francés Giovanni Mpetshi Perricard (237) y al italiano Andrea Vavassori (148), hasta que se topó con un jugador de mayor jerarquía como Rune y consumó una eliminación lógica.

Rune y Cerúndolo registran un antecedente por el Challenger de Manerbio, Italia, en 2019, que fue favorable al bonaerense 7-6 (4) y 6-0. «Vengo en un gran año y me tengo mucha fe», reafirmó Fran.

Por su parte, Etcheverry, quien protagoniza en París la actuación más importante de su carrera, avanzó a los octavos de final al imponerse con holgura sobre el croata Borna Coric por 6-3, 7-6 (7-5) y 6-2. El platense, ubicado en el puesto 49 del ranking mundial, empleó tres horas y tres minutos para imponerse en sets corridos sobre Coric (16), un rival al que ya había vencido en los cuartos de final del Challenger de Perugia del año pasado.

El argentino, de 23 años, exhibió su mejor nivel en la cancha número 14 del complejo ubicado en el barrio parisino de Bois de Boulogne, con un tenis superior al que había mostrado en sus victorias de las rondas previas sobre el británico Jack Draper (55) y el australiano Alex De Miñaur (19), y por eso lo festejó tirándose al piso, para luego salir disparado a abrazarse con sus abuelos, que estaban en la platea del estadio.

«Gracias a mis abuelos juego al tenis, me bancaron gran parte de mi carrera, pude regalarles este momento y eso es algo maravilloso», expresó el platense luego de su victoria. El próximo rival en el camino de Etcheverry en París será el japonés Yoshihito Nishioka (33), quien acabó con la gran semana del brasileño Thiago Seyboth Wild (172) y le ganó por 3-6, 7-6 (10-8), 2-6, 6-4 y 6-0.

«No tengo palabras para describir este momento. Creo que estuve muy suelto desde el principio, sabía que Coric iba a plantear un partido intenso, en el que había que pasar muchas pelotas. Físicamente estoy entero, quiero disfrutar de esta victoria y seguir con la misma energía», añadió el tenista hincha fanático de Gimnasia .

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

Equi Fernández, el pibe que retrocedió para tomar impulso

Equi Fernández, el pibe que retrocedió para tomar impulso

Ganarse un lugar en Boca no es fácil y él lo vivió en carne propia. Se formó en el club, pero tuvo que irse a Tigre para mostrarse y que lo volvieran a considerar. Ahí, como en las Inferiores, lo tuvo Diego Martínez, quien hoy lo disfruta y elogia: «Juega igual en cualquier cancha como en su barrio en San Miguel».