Confitería del Molino: reabre el histórico edificio y retorna con visitas guiadas

Luego de estar sujeto a un proceso de restauración durante cinco años, la histórica confitería abre sus puertas al público. Además, de recorrer las instalaciones, los visitantes al concluir el itinerario podrán deleitarse con un café de cortesía.

Por Matías Gutierrez

Jul 6, 2023

La Confitería del Molino reabre sus puertas al público luego de someterse a un período de restauración que comenzó hace cinco años (a partir del 2018). Al emblemático edificio se lo podrá visitar dos veces por semana, los martes y jueves a las 10 y 14 horas, como así también el último sábado de cada mes a las 10 y 13. Las visitas guiadas se llevarán adelante por personal capacitado y en el recorrido se apreciarán  los diferentes sitios del histórico inmueble, entre ellos, la confitería, los salones, el subsuelo (donde se elaboraban los panes, tortas y masas) y la terraza con vista a la cúpula propia y al Congreso Nacional. Al itinerario se lo denomina “Experiencia Molino”, también contará con la reproducción de un video y culminará con un café de cortesía.

Cabe recordar que las entradas son gratuitas y para inscribirse deben hacerlo a través de la web oficial www.delmolino.gob.ar, las inscripciones se abrirán a finales de cada mes. Asimismo, la primera tanda para anotarse duró tan solo 40 minutos y se agotaron todos los cupos para las visitas de julio. Se piensa que mensualmente el histórico edificio recibirá a 1.500 personas en sus recorridos. La Confitería del Molino se encuentra en la víspera de un nuevo festejo debido a que el 9 de julio cumplirá sus primeros 107 años de su establecimiento en el edificio ubicado en la Avenida Rivadavia y Callao (en 1916), ya que antes se encontraba a escasos metros, en la esquina de Av. Rivadavia y Rodríguez Peña.

¿Cómo fue el proceso de restauración?

En 1997, la Confitería del Molino fue declarada “Monumento Histórico Nacional” (Decreto N°1.110/97). Sin embargo, debido a la crisis económica en la que estaba inmerso nuestro país la confitería debió cerrar sus puertas. Pero las cosas no quedaron así, y tras la gestión que llevó adelante  el senador Samuel Cabanchik, se promulgó la Ley N° 27.009 (de su autoría) y en 2014, se declaró al inmueble de “utilidad pública y sujeto a expropiación, por su valor histórico y cultural”. Tras ello, se procedió a la expropiación y comenzó una nueva fase. 

En el 2018, se constituyó la Comisión Bicameral Administradora del Edificio del Molino y el inmueble pasó a estar en manos del Congreso Nacional. Seguidamente, en julio de ese año dicha Comisión tomó posesión del inmueble e inició las tareas de recuperación. A partir del 2019, se diseñó un plan de restauración integral del edificio, con el cual, se recompusieron la fachada, la azotea y torre cúpula. Luego, en 2021 se procedió a la renovación de los componentes de la confitería, marquesina y subsuelos. Tras ello, fue el turno de los servicios como el ascensor, sanitarios y subestación eléctrica. Ya en 2023, se llevó a cabo la finalización de la restauración de maderas, bronces y luminarias de la confitería.

La palabra del secretario administrativo del emblemático edificio

Ricardo Angelucci, secretario administrativo de la Comisión Bicameral Administradora, dialogó con periodistas de diferentes medios y manifestó que “ya no tendremos aperturas circunstanciales, sino que de aquí en más -y por lo menos hasta fin de año– va estar siempre abierto con esta modalidad de inscripción previa”. Luego, agregó: “La intención es mostrar que este proceso avanza y está tratando de llegar a su fin, contrariamente a lo que indicaba el prejuicio que según el cual, si la política se hacía cargo del edificio, no pasaba nada”.

Posteriormente, Angelucci expresó: “En los próximos meses estaríamos en condiciones de poder reabrirla, porque la puesta en valor está prácticamente 100% terminada”. Aunque por el momento resta resolver la concesión, que deberá estar en manos de una empresa privada capaz de llevar adelante la confitería con las características originales. “Nosotros como Comisión Administradora teníamos la obligación de poner el edificio en condiciones de ser concesionado, luego la explotación correrá por cuenta de una empresa privada y el proceso (para otorgarla) nos excede, pero creemos que muy pronto se resolverá”. A su vez, por el momento indicó que “sentarse a tomar un café es un lujo que nos permiten algunas empresas privadas que han querido colaborar, que son las que de forma gratuita ofrecen el servicio de cafetería”.

Detalles del histórico edificio

La Confitería del Molino que se encuentra emplazada (desde el 9 de julio de 1916) en la intersección de la Avenida Rivadavia y Callao. Además, se ubica a escasos metros del Congreso de la Nación, por tal motivo, se conoce a la confitería como la “Tercera Cámara”,  debido a que muchos políticos de nuestro país se juntaban a dialogar café mediante. El edificio fue diseñado con el estilo francés de la época denominado “Art Nouveau” y quien comandó la obra fue el arquitecto italiano Francesco Gianotti. Además, el establecimiento cuenta con una superficie total edificada de 7.600 M2.

De esta manera, la Confitería del Molino, tras someterse durante cinco años a un proceso de restauración de sus cinco pisos, reabrirá sus puertas al público y además, podrán disfrutar de visitas guiadas. A su vez, la Comisión convoca a la población a participar de la recuperación histórica de archivo y que de este modo, puedan acercar al museo fotos, revistas, uniformes de los trabajadores y todo tipo de pieza o elemento que formó parte de la confitería en tiempo pasado.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

Las Tortujas Ninjas, presentes en la camiseta del Inter de Milan

Las Tortujas Ninjas, presentes en la camiseta del Inter de Milan

El equipo del argentino Lautaro Martínez, líder absoluto de la Serie A italiana, estrenará un singular sponsor en la próxima fecha ante el Genoa: llevará en su pecho a Leonardo, Raphael, Michelangelo y Donatello, las cuatro tortugas más famosas del planeta, para promocionar su nueva serie.