Consultorio de PYMEs: El arte de construir sobre arenas movedizas

ADN+ abre su consultorio de PYMEs donde, a través de Cyntia Mingrone, responderá las dudas que envién para ayudarlos a resolverlas y también para compartir experiencias entre colegas.

Por Cyntia Mingrone

Jul 4, 2023

Esta primera columna la voy a utilizar para presentarme. Mi nombre es Cyntia Mingrone y hace 25 años que formo parte del maravilloso mundo  PYME… Sí, el de las pequeñas y medianas empresas de la Argentina. Un mundo que solo entendemos los que estamos allí por la adrenalina de construir sobre arenas movedizas.

La empresa de mi familia es el Laboratorio Hedaly, fabricante de las tinturas 317. Y si bien llevamos más de 50 años en el rubro, todos los días nos encontramos con obstáculos que debemos superar. En muchas ocasiones, los dueños de las Pymes no tenemos la formación necesaria o la preparación que tiene el CEO de una multinacional. Todo lo que sabemos lo aprendimos poniendo el cuerpo y sintiendo en carne propia cada error y cada acierto.

Hay muchas publicaciones sobre este apasionante ecosistema pero suelen distar mucho de la realidad que tenemos en el día a día para llevarlas a cabo. Siempre pongo este ejemplo: es difícil armar un “brainstorming” (tormenta de ideas) para determinar el objetivo de la próxima campaña publicitaria cuando nos está llamando el gerente del banco para cubrir la cuenta a las 14 horas o el camionero para avisarnos que se quedó tirado y del seguro le dicen que no lo pueden remolcar…

Se lanza un concurso de belleza real para todas las mujeres

En algún lugar de nuestro ser sabemos que esto es lo que queremos hacer y nos sentimos orgullosos después de superar cada pequeño obstáculo que se nos cruza. En mi experiencia descubrí que la mejor manera de sobrevivir a las Pymes es en equipo. Por eso los invito a que nos unamos y juntos hablemos de esos temas que nos son comunes a todos y busquemos soluciones creativas a nuestros problemas cotidianos. Porque como dicen por ahí esto que hoy nos preocupa también pasará

Todos conocemos los problemas cotidianos que atraviesan las PYMES en la Argentina. Con diferentes matices, la mayoría hemos pasado por lo mismo.  A veces nos juntamos con colegas y nos desahogamos, contando nuestras penurias y consolándonos, pero esto es ADN Positivo…. Por eso mi propuesta es que le demos una vuelta de tuerca a nuestra realidad para encontrar el lado bueno de trabajar en nuestro país. Nos gustaría que nos envíen las dudas que tengan para que podamos ayudarlos a resolverlas y también que nos cuenten su experiencia. Podés decirnos cuál fue el problema que solucionaste y de qué manera para contagiar a otros y que, la próxima vez que deban enfrentar una situación difícil, sepan que ahí se puede estar generando una nueva oportunidad… Para que me puedan escribir y luego contestarles, les dejo mi correo: cyntiamingrone@gmail.com

Y bueno, como esta es mi columna y soy la que escribe, voy a tomar la posta y les voy a contar una experiencia personal. Hace muchos años, cuando todavía se hacían las presentaciones en AFIP con disquetes, la empresa tenía un contador externo. Era un tipo muy macanudo, que pasaba por la oficina con facturas, hacía mate y era muy atento con todos. Sin embargo, cada vez que debíamos hacer una presentación, es decir una o dos veces al mes, llegaba sobre la hora y debíamos correr a la agencia. Encima cuando llegábamos el disquete tiraba error porque en el apuro lo había grabado mal, eso ocasionaba multas por presentación fuera de término e intereses en el pago de los impuestos. Hacer un cambio de contador significaba un arduo trabajo, ya que ninguno de nosotros tenía el conocimiento para poder hacerlo, pero si sabíamos que no estaba funcionando. Una vez tomada la decisión, hicimos entrevistas con diferentes profesionales y tomamos uno part-time. Nos llevó más de un año acomodarnos a su manera de hacer las cosas, pero ya no tuvimos que pagar multas por falta de presentación ni intereses y además pudimos obtener exenciones impositivas y préstamos que en otra época eran imposibles por “los papeles que hay que llenar”. Hoy, gracias a la tecnología y a la capacidad profesional de adaptarse, el contador entra de manera remota al sistema de la empresa, hace la presentación en su oficina y me envía el VEP por WhatsApp para que yo lo pague con la app del banco…


Como reflexión de esta breve historia quisiera resaltar la importancia de que nuestros colaboradores tengan la capacidad de crecer con la empresa. De no ser así, por más buenos amigos que sean y mucho mate que ceben, debemos buscar a quienes sí puedan acompañarnos en el camino. Porque el éxito suele estar en los equipos y en saber rodearse de gente tan capaz o más capaz que uno.

PARA COMUNICARTE CON CYNTIA ESCRIBILE A: cyntiamingrone@gmail.com

Un tema recurrente entre colegas es la frase “tengo que hacer todo yo”. Eso me genera una duda: «¿Y tus empleados que hacen?» Buscándole la respuesta a este planteo, creo que ellos deben trabajar solos y que nuestra función sea supervisar y acompañar. Si no confiamos en la gente que tenemos al lado o no creemos en su capacidad para hacerse cargo de las situaciones diarias, ¿para qué están? En esta situación en importante dejar de lado el narcisismo, ya que a todos nos gusta sentirnos imprescindibles, y pensar si realmente hay una persona que pueda hacerlo sin depender de nosotros. Y si no puede, es culpa nuestra por haber elegido mal.

La autocrítica es una virtud para un emprendedor. Igual ya vamos a tener tiempo de hablarlo… Paro de escribir para seguir trabajando. Claro, tengo una PYME.

Noticias relacionadas

El arte de delegar

El arte de delegar

Es uno de los grandes desafíos para los que conducen pymes. Es tan importante elegir bien a los coloboradores como darles la confianza para realizar el trabajo que se necesita de su parte.

Seguí leyendo: