De dar «un salto al vacío» a llenar el Luna Park, un ejemplo de superación

Julieta Puente pasó de hacer streaming en el living de su casa durante la pandemia a brindar un show para miles de personas en el mítico escenario de Buenos Aires. La historia de una joven emprendedora ex periodista de El Trece.

Por Federico del Río

Oct 31, 2023

La pandemia de Covid-19 provocó un impacto mundial y le cambió la vida a la mayoría de las personas. Julieta Puente fue una de ellas, y en su caso significó una oportunidad para un crecimiento totalmente impensado, porque lo que comenzó como un pasatiempo en un vivo de Instagram pasó ser un streaming y se convirtió en un boom tan grande que terminó con un show ante miles de personas en el Luna Park. «Aún estoy en shock. Me pregunto a mí misma: “¿Qué fue lo que pasó?”. Es una locura. No caigo», contó la joven en Infobae.

Julieta Puente protagonizó el espectáculo «Luna Park en movimiento», un evento dedicado a mujeres que entrenaron en vivo junto a ella en el mítico escenario porteño como lo hacían durante la pandemia desde el encierro de sus casas, siguiéndola por streaming. En aquel momento, la joven contaba con 70 mil los seguidores y hoy suma casi un millón.

“El primer vivo que hice lo transmití desde la cuenta de una de las marcas que me sponsoreaba y me re gustó. Después,  mi pareja, Facu, que siempre me baja a tierra y hoy es mi productor, me dijo que creara algo propio, desde mi cuenta de Instagram. Y empecé… La primera vez había 400 personas conectadas, y al cabo de dos semanas ya tenía 25 mil», recuerda Julieta sobre su inicio en esta actividad que se transformó en su profesión.

El aumento de sus fans, denominados Los Shulais, fue impresionante tanto en Argentina como en Uruguay. Eso llevó a Julieta a crear el programa de entrenamientos «El Cardio de la Felicidad», recibirse de personal trainer para profesionalizar ese espacio y renunciar a su trabajo como periodista en El Trece, nada menos. «Fue un verdadero salto al vacío y tuve muchísimo miedo, porque fui a renunciar en plena pandemia, con incertidumbre total. Además mi pareja no tenía trabajo porque él es piloto de avión y en ese momento no había laburo por la cuarentena. Durante un par de meses estuvimos bastante jodidos, a tal punto que una vez Facu fue a la verdulería a comprar tres bananas y volvió con una porque no le alcanzó la plata».

En ese entonces, su flamante actividad no le generaba ingresos porque los entrenamientos virtuales eran gratuitos. Hasta que se produjo el click. Un punto de inflexión que en cierto punto se asemeja al que vivió en su adolescencia, cuando a los 14 años (en 2007) fue diagnosticada con anorexia: llegó a pesar 37 kilos. Esa experiencia la enriqueció para poder transmitir un mensaje con mayor claridad en la lucha contra un trastorno alimenticio. De hecho, es otro de sus puntales para aumentar la empatía con sus seguidores que le hicieron vivir un momento único en el Luna Park.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo: