Deportivo Morón se solidarizó con un jugador de handball

Gracias a una gran movida, el club juntó más de un millón de pesos para ayudar a un joven de 18 años que necesita una operación costosa para no quedar ciego.

Por Jonatan Pedernera

Abr 15, 2023

Josué Flores fue diagnosticado con queratocono, una enfermedad ocular hereditaria que deforma las córneas de manera paulatina. Por la campaña que llevó a cabo el Gallo, se lograron juntar $ 1.200.000 de pesos y de esa manera, el Juvenil será intervenido quirúrgicamente para continuar con su tratamiento.

El chico junto a Julio, su abuelo, quien impulsó la colecta solidaria.

La iniciativa fue de su abuelo, Julio, un histórico empleado del estadio Francisco Urbano, quien en la actualidad corre maratones a los 78 años. “Josué nos necesita”, decían los primeros volantes que se entregaron en la cancha y por todo el Oeste. Ahí nomás, el club se hizo eco y los aportes solidarios empezaron a engrosar la cuenta del banco.

Sus compañeros de Handball y los profesores fueron fundamentales en la colecta y el ánimo del chico, ya que gracias al apoyo pudo salir de un cuadro depresivo. “En su fiesta de egresados no podía usar más lentes y quería terminar viéndoles las caras a los compañeros. Fue durísimo, pero con la ayuda de todos se pudo recuperar”, dijo su madre Alejandra.

“Un día me llama una persona y me dice que iba a donar lo que restaba del dinero”, fue una emoción enorme, dijo la mamá del deportista. Además, agregó que gracias a la intervención, Josué podrá someterse a un trasplante de córnea a los 25 años, paso fundamental para detener la ceguera.

“Objetivo cumplido. Gracias al solidario aporte de cientos de hinchas del Gallo, el jugador de handball de nuestro club podrá someterse al tratamiento necesario para su enfermedad ocular”, publicó la institución en sus redes sociales.

 

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

Equi Fernández, el pibe que retrocedió para tomar impulso

Equi Fernández, el pibe que retrocedió para tomar impulso

Ganarse un lugar en Boca no es fácil y él lo vivió en carne propia. Se formó en el club, pero tuvo que irse a Tigre para mostrarse y que lo volvieran a considerar. Ahí, como en las Inferiores, lo tuvo Diego Martínez, quien hoy lo disfruta y elogia: «Juega igual en cualquier cancha como en su barrio en San Miguel».