Di María, el crack que le metió un gol a la angustia

Acostumbrado a tener que gambetear contra la corriente, Fideo sigue demostrando su capacidad de reponerse de situaciones límites: esta vez, con un tiro libre maradoniano horas después de las amenzas que recibió su familia en Rosario.

Por Cholo Sottile

Mar 29, 2024

Hay que tener una cabeza de acero para ser deportista de elite. Algunos se ponen en el personaje, entran a la cancha y se olvidan absolutamente de todo. Como si alcanzara con el chasquido de los dedos, con atarse los botines o el pitazo inicial de los árbitros. Hay casos en que pueden disimular distintas situaciones por personalidad, por talento o hasta cierta inconsciencia. Hay quienes pasan largo tiempo deambulando en la cancha cuando tienen problemas y nadie podría juzgarlos. Unos y otros no borran lo que viven por dentro en la previa. Sólo que algunos pueden un rato bajar una persiana invisible con el resto del mundo pase lo que pase. Al final de cuentas, es como el miedo, una mala palabra en el mundo del fútbol.

El problema no es el temor si no cómo se lo enfrenta. Hasta en situaciones extremas. En el 2006, Martín Palermo, más que un optimista del gol, jugó a las horas de la muerte de Stéfano, su hijo. El bebé había nacido de manera prematura y falleció a las pocas horas. El Loco le pidió a Coco Basile jugar esa tarde contra Banfield. Hizo dos goles y festejó con los ojos llenos de lágrimas, mirando al cielo… El caso de Angelito Di María ahora fue diferente. Ya le ha tocado jugar el Mundial 2022 mientras su niña menor estaba internada, o la Copa América 2016 al mismo tiempo que perdió a su abuela. Esa vez, Fideo le confesó su dolor al Tata Martino apenas cinco minutos antes de salir a la cancha para que el DT no pensara que tenía la cabeza en otro lado. Metió un gol, como casi siempre, y sacó una remera con la dedicatoria especial. El último martes, el amistoso con Costa Rica lo jugó con la angustia de tener a su familia amenazada en la cada vez más peligrosa Rosario….

“Yo justo estaba con él a la mañana porque nos levantamos temprano. No voy a contar cosas que son muy internas, pero sí puedo decir que lo vi conmovido, con lágrimas«, confesó Rodrigo De Paul, uno de los jugadores más cercanos a Di María en la intimidad. Su propio compañero blanqueó que Angel lloró por lo que había ocurrido un día antes de jugar. Desde un Renault Megane gris lanzaron una nota en laentrada del country Funes Hills Miraflores, donde el campeón del mundo se queda cuando vuelve al país. “Decile a tu hijo Angel que a Rosario no vuelva más porque si no le cagamos matando a un familiar. Ni Pullaro (el gobernador de Santa Fe) te va a salvar. Nosotros no tiramos papelitos. Plomo y muertos tiramos”, decía la amenaza. Horas más tarde, el jefe de seguridad del lugar afirmó que realizaron cuatro disparos.

Jorgelina, la esposa, y sus dos hijas estaban en Portugal. Pero como ocurre con la mayoría del plantel, el resto de su familia vive en el lugar de siempre. Potenciado con que la decisión del crack zurdo era volver a ponerse la camiseta de Central en junio. El verbo está en pasado porque no sorprendería que ahora Di María revisara ese plan familiar… En ese contexto, cruel y enfermo a la vez, las autoridades de la ciudad tuvieron que descartar la hipótesis de que se tratara de «fanáticos» de Newell’s que aprovecharon la situación de violencia para pensar con una pelota en la cabeza. Más allá de ese vacío que se genera en la boca del estómago por la angustia, tan invisible como intensa a la vez, Angelito pudo entrar a la cancha y otra vez metió un gol: un tiro libre maradoniano que viajó con clase pese a la enorme estirada de Keylor Navas.

«Gracias por bancarme siempre, por ser mi pilar. Te amo muchísimo», posteó después el 11 histórico de Argentina en su cuenta de Instagram, con una foto formando un corazón con sus manos. «Siempre fuertes, mi amor. Te amo», le dio virtualmente un abrazo Jorgelina. Después del partido, si bien parece corresponder más a su despedida de la Selección, Scaloni habló de la lista para la Copa América 2024 y sólo confirmó a Messi y Di María. Pese a que tiene actualidad además de estar en el equipo de todos los tiempos de la Selección, el jugador del Benfica repitió que el torneo que se viene será su última participación. Inicialmente, la última competencia era el Mundial, pero después de ganarlo lógicamente se quedó más tiempo para disfrutar después de tantas malas.

Porque Angelito es crack desde que apareció con su físico finito en Primera, pero en el país durante muchos años fue destratado. Había quienes hasta le cuestionaban el Mundial 2014 con problemas de memoria o símil demencia, porque esa final con Alemania no la pudo jugar por estar lesionado, aun cuando había llegado una carta del Real Madrid exigiendo que no arriesgara físicamente y ahí mismo él la rompió en pedazos. En fin, su historia tiene malas que siempre perdieron con las buenas. Le peleó a la vida, la enfrentó. Como a esta horrible amenaza que aún sobrevuela por su cabeza aunque ya se haya encontrado a los responsables. A la parte cruel de su destino, Di María le dijo que la saque del ángulo…

Noticias relacionadas

El sueño de los pibes

El sueño de los pibes

Los superclásicos abren las puertas del cielo de los hinchas. Idolos eternos o héroes de una jornada quedan marcados para siempre. Esta vez, River y Boca llegan de la mano de Echeverri y Zenón, dos chicos que quieren subirse a ese escalón histórico.

Seguí leyendo: