Duki tuvo su noche soñada en el estadio de River

Ante la presencia de más de 80 mil fanáticos, el trapero realizó el primero de los dos conciertos que tendrá en el Monumental.

Por Lucas Torretta

Dic 3, 2023

En un país en el que se vive contantemente de manera efervescente, a veces es difícil parar la pelota y darse cuenta de que alrededor están sucediendo cosas históricas. Ayer, aunque a muchos les pase de costado, se dio uno de los ejemplos más claros de todo esto. Ante la presencia de más de 80 mil personas, Duki realizó su primer concierto en el estadio Monumental y se convirtió en el artista argentino más joven en hacer un show en la mítica cancha millonaria.

Los últimos años de Mauro Ezequiel Lombardo, como se lo conoce desde su nacimiento, están siendo espectaculares. Si bien fue uno de los primeros en abandonar el Quinto Escalón para meterse en el mundo de la música, logrando convertirse en un ídolo popular instantáneamente, su carrera tuvo altibajos, más bajos que altos, entre 2019 y 2020. Tenes amigos de campeón y sufrir problemas de consumo hicieron que su vida personal y artística no funcionen como él esperaba. Aunque parezca mentira, esto lo pudo revertir gracias a la pandemia del coronavirus, ya que tuvo que encerrarse en su casa y aislarse del mundo, lo que lo ayudó a focalizarse en su meta de solucionar lo malo que lo rodeaba.

Cuando muchos lo daban por «muerto», Duki apareció en 2021 dispuesto a comerse el mundo nuevamente. El 22 de abril lanzó Desde el Fin del Mundo, su segundo disco, y calló muchas bocas. El álbum no solo está compuesto de 18 canciones y colaboraciones importantes, sino que también tiene una idea conceptual que lo atraviesa en el sonido y las letras en casi una hora de duración.

Luego de finalizar el 2021 dando un show en el Movistar Arena, el trapero inició el 2022 presentándose en el Lollapalooza Argentina durante el mes de marzo. Ahí, después de varios años, le cayó la ficha del poder que tenía. Con muchos artistas nacionales e internacionales sonando en diferentes escenarios y al mismo tiempo, y en un predio gigante como es el Hipódromo de San Isidro, el argentino brindó un espectáculo para casi todas las personas que se encontraban presentes. Emocionado y feliz, no solo la rompió, sino que también le hizo tomar la decisión de realizar conciertos en alguna cancha de fútbol. De esta manera, entre octubre y noviembre llenó cuatro veces el estadio de Vélez Sarsfield y se convirtió en el primer artista de esta generación en alcanzar semejante objetivo.

En 2023 siguió la misma línea de crecimiento. En marzo anunció su primera gira en Estados Unidos, donde desarrolló recitales en Nueva York, Miami, Chicago y Los Ángeles, en mayo fue oficializado como uno de los cantantes que participaría en la banda sonora de la décima película de Rápido y Furioso, y entre junio y julio reveló que tocaría por primera vez en River y en el Santiago Bernabéu, la casa del Real Madrid.

Con todo agotado en minutos, ayer fue su primera noche en el Monumental. Con CNO, Klan, G Sony y Acru como teloneros e invitados, la previa fue bien rapera. Sin embargo, en el público se podía ver diversidad de géneros musicales. Algunos siguen al Duko desde sus inicios y fueron a ver su etapa trapera, otros se sumaron a la ola en su era de reguetón y asistieron para bailar sus canciones más «comerciales», pero todos se reunieron para celebrar a un músico clave de la historia reciente argentina.

El show comenzó cerca de las 21.15 con «Givenchy», el clásico más reciente de su discografía. La locura desató al público de tal manera que durante el primer pogo muchos tuvieron que abandonar el centro del campo para irse a los costados y tomar un poco de aire. En total, el setlist estuvo compuesto de cuarenta canciones que sirvieron para repasar gran parte de su obra. Con más de diez artistas invitados, entre los que se encontraron Emilia, Bizarrap, Nicki Nicole, Khea, Lit Killah y C.R.O, el joven de 27 años cantó varios de los temas nacionales más importantes de la última década.

Asimismo, marcó a la generación de la vieja escuela con «Tumbando el Club», «Alas», «Fuck Love» y «Hello Cotto», hizo delirar a los más nuevos con «Wacha», «Como si no importara» y «Los del espacio», homenajeó a su grupo Modo Diablo con «Quavo», demostró su gran capacidad para rapear haciendo «Lost Tape» a capela, protagonizó un momento íntimo con «Ticket» y cerró la jornada con «Goteo» y «She Don´t Give a Fo», el himno más amado de su carrera.

Con emoción, nerviosismo, algunos discursos y un profesionalismo extraordinario, Duki debutó con un recital en el estadio más grande de Latinoamérica. No solo agigantó su mito y leyenda como la cara más importante del trap argentino, sino que escaló posiciones como uno de los mejores artistas de la música nacional de todos los tiempos. Esta noche, tendrá su segundo y último concierto.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo: