El bar porteño de película que cumplió 85 años y mantiene la esencia del siglo XX

Mar Azul es un tradicional café de la Ciudad de Buenos Aires que se destaca por su estilo vintage, la calidad de sus minutas y sándwiches de miga ,es atendido por su propio dueño y fue escenario de varias filmaciones.

Por Federico del Río

Feb 6, 2024

Mar Azul es como un oasis detenido en el tiempo en pleno centro de la Ciudad de Buenos Aires porque su propio nombre abstrae a la gente del ritmo frenético porteño y la traslada hacia un escenario más placentero. Este café tradicional fundado por inmigrantes españoles en 1939 mantiene la esencia y la impronta de aquella época y acaba de cumplir 85 años en la esquina de Tucumán y Rodríguez Peña, en el barrio de San NIcolás, donde sigue deleitando a sus recurrentes u ocasionales clientes con las clásicas minutas y sus famosos sánwiches de miga.

Hoy, este emblemático bar es atendido por Carlos Encina, dueño de Mar Azul desde 2006 junto con unn socio. Este chileno de 66 años que llegó a la Argentina en 1974 escapando de la dictadura del país vecino (dos años más tarde decidió partir a Europa por un largo tiempo) sigue fascinado por la enorme barra de madera que atraviesa el local y los vidrios pintados típicos de mediadiados del siglo XX. Además, el bar está catálogado como «notable» y al estar protegido no se le pueden realizar muchas modificaciones.

Otra marca registrada de Mar Azul es que fue el escenario de muchas filmaciones de comerciales, películas y series justamente por su estética vintage. Allí se realizaron desde publicidades de cerveza en épocas de mundiales de fútbol hasta escenas de la serie «El Robo Mundial» y «El amor después del amor», que cuenta la vida de Fito Páez: aquí se grabó el acto del desmayo del joven músico rosarino que en su caída derriba las mesas del bar.

Menú acotado pero satisfactorio

Mar Azul es el lugar predilecto de muchos poteños para el desayuno y destaca por la calidad de sus bebidas calientes, sus medialunas y los sándwiches de miga, aunque también se sirven en pan árabe, pebete y pan francés: de  matambre, salame, jamón crudo o cocido. con varias capas de fiembre. En el menú del mediodía se ofrece milanesa, suprema, filet de merluza, bife de costilla, pollo grillé y tortilla de papa, principalmente, con guarniciones de ensaladas, puré o papas fritas.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

Un milagro de discreción y elegancia

Un milagro de discreción y elegancia

La reedición de Los galgos, los galpos permite que aquellos que aún no pudieron leer la maravillosa novela de Sara Gallardo se encuentren con su ojo clínico para desnudar las manías de su clase, la aristocracia argentina, en sus grandes peleas y pequeñas miserias.