El lenguaje de señas ya tiene su app

El programa fue creado por Juan Guerrero Aguilar, quien tiene hipoacusia bilateral. Su idea es perfila como una herramienta de importancia para aquellas personas que sufren esta dificultad.

Por Jonatan Pedernera

Ene 30, 2024

Hay una buena señal: “Comuseñas” está entre nosotros. La aplicación fue creada por Juan Guerrero Aguilar y recibió la colaboración de estudiantes de la Tecninacutar en Desarrollo de Aplicaciones Móviles de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLAM). Ahora, se podrá aprender la Lengua de Señas Argentina (LSA) de manera lúdica.

El programa se destaca como una herramienta para apoyar a los jóvenes que enfrentan este desafío: en la Argentina, entre 700 y 2.100 niños experimentan hipoacusia. De este grupo, el 86.6% enfrenta dificultades auditivas, mientras que el restante 13.4% sufre de sordera.

La historia del gran mentor, Juan Matías Guerrero Aguilar, es un ejemplo de superación. Actor y músico con hipoacusia profunda bilateral, se graduó y terminó ayudando al resto d e estudiantes con su condición.

El equipo de estudiantes que colaboró en la creación de la aplicación.

Su iniciativa se terminó de motorizar en pandemia: “Experimenté dificultades significativas al tratar de comprender eficientemente la información transmitida por videollamada, tanto en el ámbito educativo como en el laboral. Fue entonces cuando se me ocurrió la idea que, posteriormente, pude materializar y llevar a cabo junto con el equipo”, contó Aguilar.

La aplicación no solo enseña cómo hacer los gestos, sino que también utiliza la Inteligencia Artificial para corregirlos. Al mostrar los gestos a la cámara, la aplicación te dice si lo estás haciendo correctamente o no. Esta retroalimentación es crucial para aprender. Además, la aplicación se presenta como un juego: avanza en niveles que van desde aprender el abecedario hasta formar palabras y construir oraciones más complejas a medida que progresas

La app tuvo un gran espaldarazo luego de recibir el primer premio en la “Expo Proyecto”, un certamen anual de la UNLM. Desde ese momento, Aguilar comenzó a tomar valor de su gran invento en la sociedad: “La integración de Comuseñas en el ámbito educativo no sólo enriquecerá la experiencia de aprendizaje, sino que también fomentaría la inclusión y la comprensión cultural, brindando beneficios tangibles a estudiantes, educadores y especialistas en lenguaje de señas argentino».

«Comuseñas» fue la gran atracción en la «Expo Proyecto» de la Universidad de La Matanza.

 

Los desarrolladores no lograron que el programa sea gratuito, pero implementaron estrategias para asegurar la accesibilidad. Ciertos niveles básicos cuentan con características Premium, con esos ingresos  se costea el mantenimiento y un segmento que es totalmente libre.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo: