El Real Madrid le dijo «basta» al racismo con un homenaje a Vinicius Jr

El delantero brasileño había sido víctima de discriminación el fin de semana pasado.

Por Matías Petrone

May 24, 2023

El choque entre el Real Madrid y el Rayo Vallecano no era un partido que despierte muchas expectativas desde lo futbolístico, con La Liga ya definida. Sin embargo, el homenaje que el club blanco llevo a cabo luego de la complicada semana que vivió una de sus figuras, Vinicius Jr, afectado por insultos racistas del público rival el pasado domingo en Mestalla, cautivó los ojos del mundo de la pelota.

“Vinicius somos todos, basta ya”, decía la bandera gigante que el Real Madrid colgó en una de las gradas del Santiago Bernabéu. Además, todos los jugadores del equipo salieron a la cancha con una camiseta con el dorsal número 20, el que utiliza el extremo brasileño. Los futbolistas de ambos equipos también posaron con una pancarta de La Liga que pronunciaba “Racistas fuera del fútbol”.

Las muestras de cariño y apoyo también se dieron durante el partido. A los 20 minutos del partido, con un claro guiño al número que utiliza Vini, los hinchas del Madrid lo ovacionaron. Además, Rodrygo, su compatriota, le dedicó el gol del triunfo extendiendo su puño hacia arriba en el festejo, un gesto propio de la lucha contra el racismo.

Luego de lo sucedido en el estadio del Valencia, Vinicius compartió en su cuenta de Instagram un vídeo que recogía los distintos insultos que ha recibido en los campos españoles, con un texto en el que sentenciaba “No es fútbol, es inhumano”. También agradeció que el Cristo Redentor de Río de Janeiro se apagase en su honor y compartió otras imágenes más, de un Clásico de 1997, para considerar: “El racismo en los estadios españoles existía antes mismo de que yo hubiera nacido. ¿Qué ha cambiado hasta hoy?”.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

Equi Fernández, el pibe que retrocedió para tomar impulso

Equi Fernández, el pibe que retrocedió para tomar impulso

Ganarse un lugar en Boca no es fácil y él lo vivió en carne propia. Se formó en el club, pero tuvo que irse a Tigre para mostrarse y que lo volvieran a considerar. Ahí, como en las Inferiores, lo tuvo Diego Martínez, quien hoy lo disfruta y elogia: «Juega igual en cualquier cancha como en su barrio en San Miguel».