El Teatro Alvear se prepara para su reinaguración

El mítico espacio cultural volverá a abrir sus puertas tras nueve años. En la tercera semana de julio se podrá ver “Edmond” del francés Alexis Michalik.

Por Jonatan Pedernera

Jun 30, 2023

La calle Corrientes sumará más luces a su clásica postal. Es que el Teatro Alvear, que hace poco cumplió 80 años de vida, levantará su telón como en los grandes tiempos. Se esperan los trabajos finales para la gran reapertura.

El Alvear es el segundo más grande de todos los complejos de Buenos Aires, con una capacidad para 800 espectadores. Por sus tablas, pasaron Aníbal Troilo, Mariano Mores, Tita Merello y Roberto Goyeneche, entre otros artistas destacados.

Los trabajos en los accesos a la sala.

La primera obra que se podrá ver en escena será “Edmond”, del dramaturgo francés Alexis Michalik. Acá, la versión local será interpretada por Miguel Ángel Rodríguez, Felipe Colombo y Vanesa González.

 

Sobre los andamios, se realizan las últimas refacciones.

Una vuelta esperada

El emblemático teatro fue inaugurado el 22 de abril de 1942 de la mano de su fundador, Pascual Carcavallo, un empresario teatral de la época. Durante un cuarto de siglo lo administraron los descendientes de su creador, hasta que pasó a depender de la Secretaría de Cultura de la Ciudad. Sin embargo, el 24 de mayo del 2014 como producto de una crisis generalizada del CTBA, que agrupa a ese y otros cinco teatros públicos de la Ciudad, el Alvear tuvo su última función. Su cierre se justificó bajo la promesa de una obra de «reacondicionamiento de cubiertas e instalaciones» que tenía como plazo de ejecución ocho meses, pero se demoró más de la cuenta.

 

El teatro, visto desde el escenario mayor. Volverá a brillar como en los viejos tiempos.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

¿A quién crees engañar?

¿A quién crees engañar?

El síndrome del impostor se caracteriza por experimentar una gran sensación de inseguridad y falta de confianza en vos mismo. Perfeccionismo, autoexigencia y dudas a las que hay que sobreponerse para no engañarse a uno mismo.