Fundó una marca vegana y ya exporta a Japón

Matías Osman tuvo varios emprendimientos, hasta que eligió ser vegano y su cambio también impactó de manera positiva en Molé, su propia empresa.

Por Jonatan Pedernera

Jul 27, 2023

Al principio fue una pizzería y luego un supermercado. Matías forjó su perfil de comerciante hasta que terminó envasando vegetales. Así se acercó al veganismo y creó Molé, una empresa que produce más de 200 mil unidades mensuales y ya se enfocó en el negocio exterior. Además, ayuda a varios comedores y entidades públicas.

Su pyme empezó a producir alimentos deshidratados con base de vegetales: risotto de hongos, croquetas de arroz, guiso de lentejas y premezclas de harinas. Desde su planta de La Calera, Córdoba, produce a todo el país. En la actualidad trabaja con 12 distribuidores y está presente en 15 cadenas de supermercados.

Matías junto Ignacio Cibils, su socio, en la fábrica.

“No usamos partes de animales (ni sus fluidos) como ingredientes, solo utilizamos legumbres, cereales, semillas, vegetales y condimentos para preparar nuestras recetas. En esta ecuación de sabores, intentamos maximizar el sabor de cada producto y llegar al mejor precio a la góndola”, dijo Osman, quien hoy por hoy cuenta con un socio, Ignacio Cibils.

En mayo de 2022 realizó su primer envío a Japón y fue un éxito. En el cargamento fueron 12 mil unidades de cous cous, caldos y harina de garbanzo, que se utiliza para hacer falafel.

Made in Argentina. Molé se instaló en Japón y podría llegar a varios países más.

Molé abrió un mercado en la industria vegana y estableció lazos con instituciones públicas, municipios y comedores, ya que además creó una línea de alimentos altos en proteínas para personas con problemas en el desarrollo alimenticio.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

¿A quién crees engañar?

¿A quién crees engañar?

El síndrome del impostor se caracteriza por experimentar una gran sensación de inseguridad y falta de confianza en vos mismo. Perfeccionismo, autoexigencia y dudas a las que hay que sobreponerse para no engañarse a uno mismo.