Historias de «Conectividad popular» llevadas al papel

El libro presentado en la sala del Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA recopila relatos de proyectos sin fines de lucro que aseguran el derecho a Internet en barrios populares y áreas rurales de Argentina.

Por Federico del Río

Nov 29, 2023

La pandemia de Covid 19 provocó una inevitable revolución de las conexiones virtuales y potenció la necesidad de la utilización de Internet como herramienta crucial para las comunicaciones. En ese contexto, surgieron experiencias significativas en Córdoba, en la Villa 20 de Lugano y en Soldati, así como en una cooperativa de Luján y un caso destacado en la provincia de Jujuy. Justamente, estas iniciativas le dieron forma al proyecto del libro «Conectividad popular», dedicado a contar proyectos sin fines de lucro que aseguran el derecho a la conectividad en barrios populares y áreas rurales de Argentina.

Entre las historias incluidas en este relato escrito se encuentra la del club Sacachispas, que logró transmitir sus partidos por streaming gracias a la red desplegada en Villa Soldati por la Asociación Civil El Hormiguero, una organización que se define como una «red de internet comunitaria que provee conexión de fibra óptica al barrio».

En Villa María, Córdoba, la Asociación Mutual Mercantil Argentina implementó una red de fibra óptica que abarca 18 de los 40 barrios de la ciudad, con 15 mil conexiones hogareñas de internet y televisión de pago. Miguel Olaviaga, presidente de la mutual fundada en 1981, destaca la lista de espera de aproximadamente dos meses, indicando la expectativa de sumar más vecinos a la red. Olaviaga afirma: «Tenemos 15 mil conexiones hogareñas de internet y televisión de pago, y pedidos de conexión con una lista de espera de unos dos meses, es decir, con expectativas de seguir sumando vecinos a la red».

Roberto Omar Seijo, gerente general de Polo Digital de Inclusión Social en La Matanza, resalta la importancia de definir la conectividad como un derecho humano para promover la inclusión social y el desarrollo de la economía del conocimiento. Seijo comenta: «En el modelo comercial se define un modelo de inversión que persigue solo el lucro de ganancias. En cambio, si definimos la conectividad como un derecho humano, estamos definiendo un modelo de desarrollo de inclusión social de la promoción digital de la economía del conocimiento».

El libro, coordinado por Mariela Baladron, Larisa Kejval y Diego Rossi, recopila once casos de experiencias sin fines de lucro, como La Ranchada IP, Atalaya Sur, Cooperativa Eléctrica y de Servicios Públicos Lujanense, entre otras. A lo largo de sus 92 páginas, la publicación resalta la diversidad y el potencial de estas prácticas comunitarias para abordar demandas no cubiertas por el mercado.

Baladron subraya la calidad y el menor costo cuando el servicio es proporcionado por organizaciones sociales, y los compiladores buscan explorar identidades, visiones y modos de llevar internet a los territorios desde un enfoque federal. Baladron resalta: «Cuando el servicio es dado por las organizaciones sociales, es de mejor calidad y menor precio».

El libro también destaca el papel crucial de estas iniciativas durante la pandemia, evidenciando la brecha digital y la respuesta urgente de las organizaciones populares. Rossi destaca: «Hay comunidades a las que que se les ocurre no solo montar una red de conectividad sino gestionarla, sostenerla y proyectarla en el tiempo».

Presentado en la sala del Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, este libro ofrece un mapeo exploratorio de casos paradigmáticos que reflejan la diversidad y las perspectivas en el sector de conectividad sin fines de lucro en Argentina.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo: