La importancia del juego en el desarrollo de las infancias

Los momentos lúdicos son un derecho para niñas y niños. Desde una ONG aportan tips y claves para promoverlo.

Por Fernando Francisco

May 27, 2024

En este mes de mayo, cada 28, se conmemora en más de 40 países el Día Internacional del Juego para visibilizar y destacar la importancia del derecho al juego para las infancias del mundo, tal como lo establece el artículo 31 de la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas.

En este sentido la Lic. Lucía Buratovich, Directora de Programas de Aldeas Infantiles SOS en Argentina expresa que “el juego es fundamental en la vida de todos los chicos y chicas. Es la manera en que elaboran y habitan el mundo; involucrando a su cuerpo, a sus sentidos, desplegando la capacidad para estar con otros, y estar a solas”.

Además, “facilita el aprendizaje y la interacción, pero también actúa como un medio para procesar situaciones adversas, miedos e inseguridades. Fomenta la cultura, la amistad y el sentido de pertenencia”, aclara.

La capacidad y la voluntad de jugar son indicadores de salud. 

“Aquellos niños y niñas que disfrutan de momentos de juego durante su infancia tienen mayores oportunidades de convertirse en adultos con una buena salud física y emocional”, dijo la especialista.

Consejos para promover el juego:

-Garantizar el acceso al juego: es vital asegurar que todos los niños y niñas tengan la posibilidad de acceder al juego. El juego es uno de los derechos más importantes, ya que mantiene a los niños en su lugar de niños y los protege de responsabilidades adultas que aún no están preparados para asumir.

-Incorporar el juego a la crianza: como adultos, es nuestra responsabilidad valorar el juego en la crianza. Al jugar, nos conectamos y comprendemos mejor a los niños en cualquiera de los roles adultos: padres, docentes, o cuidadores, es fundamental dedicar tiempo a jugar y compartir momentos recreativos, imaginativos y de risas con las y los chicos.

-Crear espacios de juego: brindar espacios donde los niños puedan jugar libremente, sin la intervención constante de los adultos, es fundamental. Esto puede ser en parques, plazas, el barrio o en casa. Los juegos al aire libre, los juegos de mesa, o incluso juegos improvisados, son esenciales para su desarrollo.

-Fomentar el juego en familia: el juego en familia fortalece los vínculos afectivos. Un niño o niña que juega con su familia se siente atendido/a, valorado/a y protegido/a. Esto fortalece su autoestima y establece un vínculo de seguridad y protección.

-Incorporar el juego en la educación: el juego debe ser una parte integral de los procesos educativos y de aprendizaje. En las escuelas y otras instituciones, es importantísimo que los niños y niñas tengan tiempo para jugar y explorar a través del juego.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo: