Manos a la obra: vecinos ayudan a reconstruir una carnicería incendiada

El mítico local “El Rodeo”, de El Palomar, terminó destruido después de un accidente y la gente de la zona arrancó una colecta para ayudar a los dueños.

Por Jonatan Pedernera

Sep 5, 2023

Tras un accidente ocurrido el 29 de agosto, el comercio de la zona Oeste se prendió fuego y quedó en ruinas. Pero gracias a la movida de los vecinos del barrio, ya se empezaron a solventar algunos gastos de los destrozos y la idea es reconstruir el negocio.

La carnicería, que funciona ahí desde 1968, tal como lo indica su cartel, es ícono y está enclavada en la esquina de Marconi y Agulleiro. Su dueño, Jorge, de 87 años, es muy querido por los vecinos, al igual que toda su familia.


«Se está haciendo una colecta para ayudar a Jorge y Lio que a causa de este accidente perdieron todo. Viven y trabajan de esto hace años, es la carnicería del barrio. El que pueda y quiera colaborar, todo ayuda. Quienes deseen donar, pueden hacerlo al siguiente alias: colectaelrodeo», expresa el post que compartieron en grupos de Facebook los vecinos. Además, varios trabajadores de la cuadra colaboraron con tareas de construcción y pintura.

La idea de los dueños es respetar la fachada original del local.

Un accidente insólito y un trabajo ejemplar

El martes 29/8 un camillero del Hospital Posadas le robó el auto a un médico que estaba de guardia, pasó a buscar a una amiga y salieron a manejar por el partido de Morón. Según las cámaras, se pudo observar que el choque transitó a gran velocidad hasta que a la altura de Marconi al 1700 perdió el control y chocó de frente con la carnicería ubicada en la esquina. El médico que  llegó para asistir a las víctimas fue el dueño del auto…

“Sin saber qué pasaba, el doctor lo terminó asistiendo a quien era su compañero. Intentaron correr unos metros pero por las heridas, ambos quedaron en el suelo y la Policía los aprehendió. Ahí es que le avisan al médico y los termina asistiendo a ambos”, explicó uno de los policías.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo: