Messi jugó 37 minutos, casi convierte un gol olímpico y estrelló un tiro libre en el palo

El mejor jugador del mundo volvió a jugar en la Selección luego de su lesión muscular y estuvo a punto de hacer delirar a los hinchas con un par de obras maestras que rebotaron en los postes.

Por Federico del Río

Oct 13, 2023

Los 86.000 hinchas presentes en el estadio Monumental este jueves a la noche fueron a alentar y a disfrutar a la Selección que ganó la Copa del Mundo, pero principalmente pagaron la entrada para ver al mejor jugador del planeta, al menos un ratito. Se sabía que su presencia entre los 11 titulares  en el duelo contra Paraguay por la tercera fecha de las Eliminatorias 2026 era difícil porque viene de recuperarse de una compleja lesión muscular, pero Lionel Messi se sacó las ganas de jugar 37 minutos y de darle el gusto a la gente que no paró de corear su nombre, desde el calentamiento previo y durante varios momentos del partido. La fiesta no fue completa solamente por milímetros, ya que el palo le negó el gol en dos oportunidades al 10 de Argentina.

El zurdo de 36 años ingresó a los 7′ del segundo tiempo en reemplazo de Julián Álvarez, quien justamente había ocupado su vacante en la formación inicial porque Lionel Scaloni convenció a la estrella del Inter Miami que lo mejor era que sumara minutos en el complemento, con un ritmo naturalmente menos intenso en el partido. De todos modos, la inactividad de la Pulga no se notó, a pesar de no estuvo presente en la final de la US Open Camp de la MLS como tampoco había podido jugar con la Selección en La Paz contra Bolivia, en la segunda fecha de las Eliminatorias.

Leo entró enchufadísímo, obsesionado con festejar un gol para celebrarlo con todos los hinchas argentinos y en su tierra y estuvo muy cerca de convertir, no sólo en el corner que probó meter olímpico y en el posterior tiro libre sino que terminó cada jugada filtrándose en el área guaraní o intentando rematar desde media distancia.  «Me sentí bien, pude sumar minutos, hace tiempo que estaba parado. Más allá de eso me sentí muy bien y espero seguir entrenándome al máximo para seguir encontrando buenas sensaciones como las de hoy», dijo el capitán de la Selección que no quiso  que Nicolás Otamendi le entregara la cinta cuando entró aunque el autor del gol del triunfo ante Paraguay se negó y le puso el brazalete.

Después de la victoria, el líder e ídolo del equipo argentino elogió al experimentado zaguero central. «Nico hizo un golazo. Era un jugada preparada que la habían entrenado. Es el trabajo también del cuerpo técnico que no sólo analiza el rival, no se le escapa un detalle. Siempre hay buenas jugadas, a veces salen, otras no… En estos partidos es importante abrir el partido de esta manera, porque son trabados y se hace difícil entrar», valoró la Pulga.

Obviamente, Messi no se quiso olvidar del nuevo record del Dibu Martínez, que superó la marca de imbatibilidad que ostentaba el Mono Germán Burgos desde 1999. «Lo tiene merecido, es una bestia, me pone contento por él. Gran mérito de todo el equipo, no es fácil que no te conviertan. Eso demuestra el hambre y el compromiso de todos a la hora de defender. Lo tiene más que merecido por lo que es, es un fenómeno y un personaje».

 

Noticias relacionadas

Seguí leyendo: