Milagros Trejo y un ejemplo de lucha

La patinadora que se destacó en los Juegos Sudamericanos sobre ruedas se sobrepuso a una enfermedad congénita. Acá, su historia.

Por Jonatan Pedernera

Abr 28, 2023

Los medios de todo el mundo siguieron de cerca a la niña de 11 años. Milagros, pese a sufrir una dura enfermedad desde muy chica, salió adelante gracias al deporte y es una de las competidoras destacadas en el patinaje artístico.

Milagros Trejo nació con el síndrome de Vacterl, una infección que le produjo malformaciones en la columna y en distintos órganos. Debido a que su mamá biológica padecía un trastorno psiquiátrico, a los 3 años fue otorgada al cuidado de una familia del corazón, que luchó durante años para lograr la adopción.

La chica presentó varias entradas a los hospitales y atravesó dos intervenciones críticas. Hace tres años  recibió el alta definitiva y pasó de una expectativa de movimiento del 40 % al 95 %. Por recomendación de los médicos, utiliza una prótesis para evitar lesiones en la columna. Además, se traslada con andador y bastones.

Milagros dijo presente en los Juegos Sudamericanos y fue una de las patinadoras más destacadas.

Desde los 5 años que practica deportes y nunca sufrió diferencias por su discapacidad. “Siempre hizo las mismas actividades que el resto de la clase con todas las ganas y la buena onda. Nunca se hizo referencia a la falta de una de sus piernas, ella entrena a la par de todas”, dijo Claudina, su profesora en el club Independiente de Chivilcoy.

Con toda la alegría, así se muestra la niña en cada competencia.

“Cuando sea grande quiero ser veterinaria. Yo les digo a todos que pueden hacer todo lo que se propongan. Nada es imposible”, cerró Mili, la deportista que brilló en los Juegos Adaptados de Brasil y Paraguay y que es todo un ejemplo.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

Equi Fernández, el pibe que retrocedió para tomar impulso

Equi Fernández, el pibe que retrocedió para tomar impulso

Ganarse un lugar en Boca no es fácil y él lo vivió en carne propia. Se formó en el club, pero tuvo que irse a Tigre para mostrarse y que lo volvieran a considerar. Ahí, como en las Inferiores, lo tuvo Diego Martínez, quien hoy lo disfruta y elogia: «Juega igual en cualquier cancha como en su barrio en San Miguel».