Mística e historia: el Real Madrid eliminó al Bayern Múnich y es finalista de la Champions League

El Merengue derrotó al equipo alemán por 2-1 en el tiempo adicional. Ahora, enfrentará al Borussia Dortmund en la gran final que se disputará el sábado 1° de junio en el estadio Wembley de Inglaterra.

Por Lucas Torretta

May 8, 2024

Tras la gran sorpresa que significó la clasificación del Borussia Dortmund ante el París Saint-German en Francia, la Champions League entregó este miércoles una semifinal apasionante plagada de historia y mística. En el Santiago Bernabéu, el Real Madrid derrotó al Bayern Múnich por 2-1 y se aseguró un lugar en la final del torneo que se llevará a cabo el sábado 1° de junio en el estadio Wembley.

Si bien el Merengue tuvo las oportunidades más claras para marcar, Neuer se convirtió en una muralla que tapó todas las pelotas que le tiraron y le permitió al conjunto alemán ponerse en ventaja a los 23 minutos del segundo tiempo con un golazo del canadiense Alphonso Davies, quien pisó el área, encaró al defensor rival y remató con la derecha para romper el arco local. De esta manera, el resultado global se puso 3-2 a favor de los visitantes.

Sin embargo, la Casablanca no iba a permitir quedarse afuera del objetivo principal en su propia casa, por lo que los futbolistas continuaron en su búsqueda de igualar el marcador y darlo vuelta para ganarse un lugar en el último partido de la temporada.

Como si fuese una película que todos vimos numerosas veces, el equipo dirigido por Carlo Ancelotti acudió a su faceta futbolística y espiritual para llevarse por delante a los de Thomas Tuchel y sacar dos goles de la galera de la mano de Joselu, que quedará inmortalizado como el héroe menos pensado.

El primer tanto del delantero español llegó a los 43 minutos luego de capturar un insólito rebote de Neuer, quien no pudo asegurar con sus brazos un disparo de Vinicius Jr que parecía inofensivo, mientras que el segundo tuvo lugar a los 45 gracias al olfato del ex jugador del Deportivo Alavés, quien recibió el balón en el borde del área chica y lo empujó para cambiar la historia.

Aunque quedaron casi diez minutos adicionales para seguir jugando, todos los testigos se dieron cuenta en el instante que el duelo ya estaba terminado, pues nunca hubo una simbiosis tan perfecta en el deporte como la que el Real Madrid tiene con la Champions League.

Ahora, la institución madrileña se verá las caras con el Dortmund el primer día de junio en uno de los estadios más míticos del fútbol con la intención de triunfar para conquistar un nuevo título y colocar la decimoquinta copa en sus vitrinas.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo: