Pintar para curar: el fascinante método de la Acuarela Emocional

ADN+ habló con la catalana Mónica Planas, creadora de un método para reducir el estrés, el miedo y el dolor... pintando. Cómo una enfermedad cambió su vida y la de muchas personas más.

Por Leo Lucente

Mar 29, 2023

Cuentan los especialistas que muchas veces, el impacto que genera la noticia sobre el diagnóstico de una enfermedad puede resultar tan nocivo como la enfermedad misma. A la catalana Mónica Planas, diseñadora e ilustradora con una vida como la de tantos – sin detenerse a disfrutar y con el vértigo del día a día comiéndose las horas – le pasó algo así pero supo transformarlo: en 2007 fue diagnosticada de Malformación arteriovenosa-cerebral (MAV), enfermedad que además de modificar cada aspecto de lo que conocía como cotidiano, le permitió aprender a apreciar cada momento de la vida. A través de la aceptación, el aprendizaje y de su esencia emprendedora, fue creando un mundo de ilustraciones solidarias que le permitieron volcar y exteriorizar las emociones y los pensamientos que sentía, el primer paso de lo que ahora se conoce como la técnica de la Acuarela Emocional.


“Partiendo de mis estudios en diseño, y de mi propia experiencia lidiando con los sentimientos en el transcurso de la enfermedad cerebral, creé el método de Acuarela Emocional, la primera Medicina Emocional capaz de proporcionar a las personas, a través de la acuarela, una pequeña pausa que les ayude a desconectar de las obligaciones del día a día y a conectar con su interior, ayudando así a rebajar el nivel de estrés, miedo, dolor… desde adentro”, detalla en sus redes la ilustradora.

¿Cómo fue que a partir de este acontecimiento de salud pudo generar este movimiento artístico y terapéutico?, le consultamos a Planas desde ADN+: “Me di cuenta que realmente siento que me curo cuando pinto, que me conecto conmigo misma y no pienso en nada, simplemente estoy. Es como si fuera un retiro, y así lo pensé para poder compartirlo con otra gente que pudiera estar en una situación parecida”.

Esta disciplina terapéutica que utiliza el proceso creativo para mejorar aspectos psíquicos, físicos y emocionales, y aliviar el estrés, fue desarrollado desde 2007 y recién en 2019 Planas comenzó a aplicarlo para ayudar a otras personas que tenían padecimientos similares. Quienes practican esta medicina emocional son en un 90% mujeres, con un ritmo de vida acelerado que buscan a través de esta conducta recordar que – más allá de cualquier eslogan – la vida es ahora.


“La Acuarela Emocional se practica mediante cursos, tanto presenciales como virtuales, que nos ayudan a aprender a dejar de etiquetar las emociones como “positivas” o “negativas”, ya que de todas ellas podemos beneficiarnos en nuestro recorrido de crecimiento personal”, explica la autora, quien antes de comenzar esta iniciativa trabajaba como diseñadora de joyas.

Para entender con ejemplos prácticos (los videos son elocuentes porque transmiten una calma impresionante), la Acuarela Emocional es lo que hacen los niños más pequeños cuando pintan. En la etapa adulta, es una forma de dejarse llevar y de fluir para conectar con nuestra esencia, de hecho esta terapia existe desde que el ser humano pinta como medio de evasión y comunicación y, por tanto, pinta desde la presencia plena.

“Considero que el método puede ser un buen ´medicamento´ para sanar y restablecer todas las emociones. Una gran mayoría de la población sufre estrés y ansiedad debido a las agendas llenas de obligaciones y el paradigma actual ha agravado la situación”, detalla desde Barcelona, donde dicta los cursos de manera presencial. En su Instagram @acuarelaemocional hay accesos directos para obtener información y listas de música de Spotify para completar la experiencia terapéutica de la Acuarela Emocional.

 

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

Equi Fernández, el pibe que retrocedió para tomar impulso

Equi Fernández, el pibe que retrocedió para tomar impulso

Ganarse un lugar en Boca no es fácil y él lo vivió en carne propia. Se formó en el club, pero tuvo que irse a Tigre para mostrarse y que lo volvieran a considerar. Ahí, como en las Inferiores, lo tuvo Diego Martínez, quien hoy lo disfruta y elogia: «Juega igual en cualquier cancha como en su barrio en San Miguel».