Por sobreproducción, monjas ofrecen botellas de vino en las redes

Las hermanas del monasterio Sint-Catharinadal, de Países Bajos, se dedican a la viticultura hace años. Debido a un excedente de botellas, las comercializan en diversas plataformas.

Por Jonatan Pedernera

Abr 25, 2023

La cosecha en Oosterhout fue la mejor de las últimas décadas. Las hermanas norbertinas, quienes se dedican a la producción de vino desde 2014 para mantener el convento, produjeron el doble de bebidas que en una temporada normal. Ahora, están en el desafío de vender todas las botellas.

 

Sus vinos son de dos varietales, un blend de Auxerrois, Pinot Blanc, Pinot Gris y un rosado fresco hecho con uvas Pinot Noir y Gamay. Los productos son ofrecidos en la página oficial Breda Maakt Mij Blij y en la cuenta oficial de Instagram que lleva ese mismo nombre.

 

Las monjas son tendencia en todo el continente europeo.

Aquellos que hagan sus pedidos deberán esperar hasta junio. Claro, es que las mismas monjas se encargan de embotellar la bebida, además de confeccionar las etiquetas y el empaque.

La producción de las monjas no se limita sólo a la bebida. Hasta el momento, ya cuentan con 3.400 ciruelas, 280 kilos de espárragos, 4.200 girasoles, 12.000 plantas y 14 litros de cerveza. En total, hay 28.600 botellas de vino en la bodega.

 

El convento recibe a los sommeliers más calificados.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo: