San Pedro: descubrieron el fósil de un tigre dientes de sable

Por primera vez en la historia, la ciudad bonaerense fue testigo del descubrimiento de un hueso del smilodon, uno de los animales extintos más significativos de la historia.

Por Lucas Torretta

Feb 27, 2024

Luego del hallazgo de una familia de perezosos gigantes que sacudió Mar del Plata, Buenos Aires fue testigo de una nueva excavación que finalizó con grandes resultados. En San Pedro, un equipo del Museo Paleontológico encontró el fósil de un tigre dientes de sable, lo que es un hecho histórico para la ciudad bonaerense.

Walter Parra, José Luis Aguilar, Lucía Schvindt, Candela Alcorta, Santiago Ferreyra y Julio Simonini, quienes llevaron a cabo la investigación, hallaron el quinto metatarsiano de la mano izquierda del extinto animal a dos kilómetros del norte de la región, más precisamente en un sector compuesto por barrancas.

El fósil fue encontrado a 2 kilómetros del norte de San Pedro. Crédito: Museo Paleontológico de San Pedro.

El profesor e investigador del Conicet, Francisco Prevosti, quien es una eminencia en los ejemplares carnívoros, recibió una invitación para analizar el hueso y sacar algunas conclusiones. En un comunicado, el Doctor en Ciencias Naturales explicó que los smilodones, como se los conocen originalmente, fueron «los depredadores top de la cadena alimenticia en su época«.

Y añadió: «Estos animales llegaron a pesar unos 300 kilogramos. Su dentición estaba muy especializada para una alimentación súper carnívora con caninos híper desarrollados. Una adaptación extrema que no se ve, ni siquiera, en otros félidos también de alimentación exclusivamente carnívora pero que no han desarrollado esos tremendos caninos superiores».

Asimismo, comentó que estos animales tenían la zona de la cabeza adaptada para ser depredadores, ya que poseían una importante «estructura de su cráneo y mandíbulas, así como también en las vértebras cervicales y los músculos que movían la cabeza y todo el cuello».

El smilodon, popularmente conocido como tigre de dientes de sable, es uno de los animales extintos más importantes de la historia.

«Músculos muy fuertes y patas anteriores muy robustas, en relación a las posteriores, que se cree le servían para estabilizar a la presa; afirmarla más fuertemente para inmovilizarla a la hora de la fatal mordida», agregó.

En la misma línea, reveló cómo hacían para sobrevivir alimentándose: «Fijar bien a la presa permitía dar una mordida muy precisa en el cuello, en la tráquea, que provocaba una muerte rápida del animal atacado. Los leones, por citar un ejemplo, y otros felinos, tardan en matar presas grandes; la víctima se sofoca, se asfixia. La mordida del Smilodon cortaba vasos sanguíneos y causaba la muerte muy rápidamente».

Noticias relacionadas

Seguí leyendo: