Sandra Toribio, la primera médica de un pueblo wichí

La mujer se recibió en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste y tras su logro dijo: “Quiero ayudar a mi comunidad”.

Por Jonatan Pedernera

Dic 27, 2023

Sandra Toribio se recibió de médica y después de los saludos y festejos en la universidad de Corrientes dejó en claro su mensaje de volver a la comunidad wichí en Ingeniero Juárez, Formosa, para dar una mano y poner a disposición todos sus conocimientos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de UNNE (@unneargentina)

Entre risas y en un marco emotivo, Sandra elevó la bandera Whipala y puso en valor el rol de la universidad pública y la importancia del Programa de Pueblos Indígenas que se desarrolla en la Universidad del Nordeste. La mujer de 28 años es la decimoprimera estudiante indígena egresada de la UNNE y la primera médica. Dicho programa acompaña a los estudiantes de forma pedagógica, con psicopedagogas, con un tutor, que siempre es otro indígena que está más avanzado en sus estudios y con becas, que ayudan bastante, como la del comedor.

Sandra Toribio, tras recibirse en la Universidad Nacional del Nordeste.

«Quiero volver a mi tierra, volver a donde crecí y crecieron mis padres, volver a ser yo, porque estar lejos es desarraigarse. Me gustaría aportar la visión de salud, observar las problemáticas e investigar. Además, me encanta hablar en mi idioma, disfrutar de la naturaleza, regresar significa mucho más que trabajar de médica”,  sostuvo Toribio.

Ahora, la profesional aportará su granito de arena en su pueblo natal.

«Sandra será sin dudas una valiosa referente, que aportará al desarrollo de su comunidad desde su formación como médica, pero también desde sus conocimientos ancestrales», expresó la referente de la UNNE, Adriana Luján, en la publicación institucional de la universidad.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

Un milagro de discreción y elegancia

Un milagro de discreción y elegancia

La reedición de Los galgos, los galpos permite que aquellos que aún no pudieron leer la maravillosa novela de Sara Gallardo se encuentren con su ojo clínico para desnudar las manías de su clase, la aristocracia argentina, en sus grandes peleas y pequeñas miserias.