Primeros trasplantes de riñones con máquinas de perfusión en la Argentina

Los métodos novedosos, que permiten la evaluación de los órganos previo al implante, se desarrollaron en el Hospital Argerich y el CRAI Norte.

Por Jonatan Pedernera

Sep 27, 2023

Las operaciones se llevaron a cabo en los dos hospitales públicos con la máquina de perfusión hipotérmica. Dicha herramienta fue adquirida por el INCUNCAI y podrán ser utilizadas en todo el territorio nacional. Este tipo de procedimientos están a la vanguardia y sus beneficios han sido demostrados por numerosos trabajos científicos en el mundo.

Las máquinas de perfusión son dispositivos extracorpóreos diseñados para optimizar la evaluación, preservación y recuperación de riñones destinados a trasplante. La utilización de dicha tecnología es beneficiosa para la práctica del trasplante, ya que permite la evaluación de los riñones previo al implante.

Los artefactos son utilizados en los grandes centros médicos del mundo.

El donante provino del Hospital del Bicentenario de Esteban Echeverría y se eligió al Argerich como sede para el inicio de este programa debido a la logística y seguridad que requiere este tipo de tarea.

La segunda etapa, que se inició con estos trasplantes, se ajustó al procedimiento programado que incluye donantes de instituciones del AMBA para implantes en instituciones de esa área geográfica. Los riñones son ablacionados en la institución donde se encuentra el donante y son trasladados al Argerich para su perfusión. Cuando los mismos están adjudicados, la máquina es llevada con el riñón en su interior hasta la institución que realizará el trasplante. Vale destacar que la inclusión de este nuevo programa se ajusta a la distribución habitual que realiza el INCUCAI. En estos casos, la perfusión de los órganos optimiza la calidad para mejorar el post trasplante del injerto y del receptor.

El hospital porteño cuenta con una gran estructura para desarrollar estos procedimientos.

 

El uso de esta tecnología es vital, ya que permite la disminución dela función retrasada del injerto y la necesidad de dializar por un tiempo después del  trasplante, aumentando los niveles de supervivencia. También permite un ahorro de costos, ya que disminuye la estadía hospitalaria y la necesidad de terapia sustitutiva renal (diálisis). Asimismo, posibilita la evaluación de los riñones durante la perfusión, lo que conlleva una mayor efectividad en la selección de órganos para implante.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo: