Son los primeros egresados adultos de una secundaria campesina y buscarán repetir el logro en la universidad

Silvia Rodríguez, Miguel Reyes y Pedro Suruguay se recibieron en Agroecología en la Escuela Campesina de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Tierra (UTT) con más de 50 años.

Por Lucas Torretta

Nov 24, 2023

No hay dudas de que la educación es uno de los puntos más altos que tiene la Argentina desde hace varios años. Aunque hay veces que se cuestiona la calidad educativa del país, siempre aparecen casos que demuestran que mantiene un nivel premium.

En las últimas horas, se dio a conocer un caso particular y emocionante en partes iguales. Silvia Rodríguez, Miguel Reyes y Pedro Suruguay tienen el honor de ser los primeros adultos en egresarse en una secundaria campesina y buscarán repetir el logro en la universidad.

Según reveló la agencia de noticias Télam en una nota, estudiaron Agroecología en la Escuela Campesina de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Tierra (UTT), que está ubicada en la localidad de Jauregui, en el partido de Luján, y otorga títulos oficiales.

La Escuela Campesina de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Tierra (UTT), en Jauregui.

Miguel Reyes, egresado en la primera camada, explicó que siempre quiso estudiar, pero que nunca tuvo la posibilidad porque empezó a trabajar desde chico: «Terminar la secundaria es un logro que tenía pendiente, es una gran alegría«, contó.

Y añadió: «Teníamos que entrar a la escuela a las 13.30, salíamos a las 17 y, de ahí, otra vez al campo. Después, a la noche pegaba una repasada y hacía tareas. Hay que estudiar para defenderse porque hay gente que piensa que los campesinos somos brutos, pero no es así«.

Por su parte, Silvia Rodríguez, que fue elegida como mejor compañera, expresó: «Yo soy mamá de cinco chicos, pero ya están grandes, así que ahora tengo todo el tiempo para mí. Esta era mi oportunidad«.

El colegio les permitió estudiar Agroecología.

En la entrevista, la mujer contó que decidió estudiar porque no quería que «nadie la llevara por delante», algo muy común que sucede con las personas que viven en el interior de Buenos Aires.

Finalmente, Pedro Suruguay reveló que no podía creer cuando terminó la secundaria: «Algunos abandonaron porque tenemos el trabajo y hay días que salimos agotados», declaró.

Luego de toda una vida trabajando en el campo y sufriendo dolores, sintió un cambio en el momento en el que llegó a la colonia: «Cuando uno entra en los invernáculos ya siente el olor a veneno, a los químicos. Ahí vivía con dolor de estómago y de cabeza, siempre tomando pastillas«. Ahora, al realizar sus tareas con alimentos orgánicos, ya no lo afecta físicamente nada.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo: