Tevez y el que tiene miedo, que no nazca

Carlitos asumió un gran desafío en su segunda experiencia como entrenador: ya trata de imponer su templanza para cambiarle la cara a Independiente y se mantenga en Primera.

Por Cholo Sottile

Ago 30, 2023

Carlos Tevez tiene su propia serie. Podría ser a partir de un guión de ficción para generar impacto. No hace falta en su caso. Su vida es una película con varios géneros en una sola historia. Tiene días oscuros, llantos, ruidos peligrosos en las noches, tentaciones que se pagan con duros encierros. Pero también deja ver amor, trabajo sin descanso, talento y el enorme deseo de gambetear al destino que de sus días en Fuerte Apache. El mundo sabe el final feliz de su descomunal carrera como futbolista. Pasó de ser un alcanzapelotas más que se sacaba fotos con los campeones del ciclo Bianchi, a convertirse en el último ídolo de la generación dorada y dar la vuelta olímpica en Brasil de la mano del Virrey. Muy maradoniana, su historia tiene ese nervio especial de quien de pibe pelea con botines rotos y una mesa con algunos platos vacíos. Cuando se retiró, después de ese abrazo para las fotos con Riquelme, pareció que el nuevo capítulo lo tendría como dirigente de Boca. Pero otra vez amagó para un lado y salió para el otro: se hizo entrenador. Un proyecto que incluye horas de ilusión frente a la computadora y un cuerpo técnico rodeado de sus hermanos. Una forma de cumplir el sueño de Don Segundo, su papá, el guardaespaldas en todas las canchas donde jugó. Tan importante era él, que la noche que anunció que sería director técnico, Carlitos también confesó por qué había dejado de jugar…»Yo me retiré porque perdí a mi fan número 1. Mi último año como jugador había sido muy duro porque él tenía muerte cerebral. Fue muy duro. Así que por una vez pensé en mí y dejé. Sin él, ya no tenía ganas de jugar». El domingo, después de que varios entrenadores salieron espantados con el momento del club, Tevez debutó como entrenador de Independiente. «El que tenga miedo, que no nazca», dijo y asumió el reto.

Carlos Tevez y su enorme gesto con Independiente

El foco se quedó en el polémico penal en el último minuto contra Vélez, el foul que Rapallini inventó con el Var. Se revisó la jugada y se habló de las varias versiones que rodearon la llegada de Tevez al club. Aunque la historia también tiene otro costado marketinero. Si es cierto que se juega el apellido en 13 fechas, los hinchas se ilusionaron con el equipo de Tevez en la primera presentación. Tocó el esquema, esta vez con línea de 5, y tomó decisiones fuertes, como poner a Matías Giménez con Canelo arriba y dejar en el banco a Cauteruccio. El rival le llegó poco y Giménez fue la figura de la noche con sus dos goles. Su Independiente fue otro de arranque: contagió sus ganas de jugar, de correr, de representar a los hinchas que otra vez bancaron desde la tribuna. Es cierto que siempre hay una inyección de ánimo cuando llega un nuevo DT -pasó con el propio Zielinski en su arranque contra Racing- aunque en el vestuario retumbó fuerte otras de las frases preparadas por Tevez para movilizar a su plantel: «Hay que sacarse los zapatos de baile y ponerse los tapones altos». Cuando te jugás el descenso, o mantener la categoría para decirlo correctamente, no hay lugar para futbolistas en puntas de pie. Igual que cuando él jugaba, al talento hay que aportarle mucho sacrificio. Carlitos hoy no tiene ningún Tevez -Independiente hace tiempo que no juega con un crack adentro- entonces todos tendrán que correr más. Deberán agarrar la otra parte de un delantero que se impuso en Argentina, Brasil, Inglaterra e Italia. Como entrenador su carrera recién empieza, es difícil igualar la parte de botines, es cierto, aunque arrancó bien potenciando chicos en Central.

Tevez no agarró un equipo en terapia intensiva. Pero el club está en llamas y al plantel no le sobra jerarquía. Tanto, que en algún momento algunos jugadores sin tanto rodaje llegaron a susurrar que les pesaba la presión de jugar de local. Son otros tiempos en Avellaneda. El paladar hoy debe quedar de lado. No son tiempos del Bochini y Bertoni; de noches de Rey de Copas con Giusti, Marangoni y Pastoriza en el banco; ni los pibes Gustavo López y Garnero acompañando al Palomo Usuriaga. Toca aguantar con algunos muchachos poco conocidos. Es difícil contratar por falta de gestión y porque la colecta de los hinchas bastante alcanza para salir de apuros de dirigentes irresponsables. En ese contexto, Carlitos también hizo un guiño: pidió no cobrar un sueldo, por lo menos por el momento. «Yo creo que en esta situación se necesita un líder que piense en esas cosas. Cuando tomé la decisión fue porque el club no está pasando un buen momento económico. Obvio, después nos sentaremos y si todo va bien pensaremos lo mejor», blanqueó en una entrevista. Si bien todos trabajan por dinero, y es lo que corresponde, hoy Carlitos puede poner como prioridad cambiarle la cara a Independiente. Después pedirá su recompensa. Tiene que ver con sus valores, los que incorporó de chico y ahora le traslada a los suyos. Una vez contó que ya les dice a sus hijos que quieren que se ganen la plata trabajando. Así, hace un tiempo se dio un diálogo con Katie, su hija del medio. «Vos sos Carlos Tevez, ¿cómo no vas a poder comprarle un auto a tu hija?», le preguntó ella. Carlitos la miró y le recordó una frase de su papá: «Primero tenés que trabajar y comprarte tu casa. Si te pasa algo, ¿qué vas a hacer, dormir en el auto?». Don Segundo también estaría orgulloso al escucharlo así a su hijo el DT…

 

Noticias relacionadas

Polo: La Dolfina da clase en Inglaterra

Polo: La Dolfina da clase en Inglaterra

El equipo de Cañuelas es uno de los animadores en la temporada alta en Europa. En Gran Bretaña, Adolfo Cambiaso fue protagonista junto a su familia, compartió equipo con su hija Mía y su hijo “Poroto” jugará la final de la Queen’s Cup.

Seguí leyendo:

Polo: La Dolfina da clase en Inglaterra

Polo: La Dolfina da clase en Inglaterra

El equipo de Cañuelas es uno de los animadores en la temporada alta en Europa. En Gran Bretaña, Adolfo Cambiaso fue protagonista junto a su familia, compartió equipo con su hija Mía y su hijo “Poroto” jugará la final de la Queen’s Cup.