Un argentino deslumbra en MasterChef Australia

Juan de la Cruz Torales vive en el país oceánico hace una década y triunfa con la gastronomía típica de nuestro territorio.

Por Gabriel Casazza

May 5, 2024

La gastronomía argentina es una de las más buscadas del mundo entero. Por ello es que Juan de la Cruz Torales está teniendo un rotundo éxito en el continente oceánico, apoyado en su gran destreza para ejecutarla de una manera fenomenal. De hecho, en los últimos tiempos se colocó en boca de todos.

Nacido en Mendoza, este séptimo hijo varón en su familia se radicó en Australia hace una década. Y, allí, está teniendo un rotundo éxito en MasterChef. Lógicamente, está apostando por las comidas típicas del territorio argentino, con las cuales está maravillando a propios y extraños y generando sorpresa.

A los 17 años, Torales fue parte del reality show «PopStars», justamente en la edición en la que se formó el grupo Mambrú. Sin embargo, posteriormente terminó dejando de lado la música para darle paso a la gastronomía, con la cual terminó de saltar a la fama, aunque bastante lejos del país, a miles y miles de kilómetros.

«Fue una suma de cosas. Había poca plata en la Argentina y mucha oferta laboral en Australia, lo que hizo que consiga un trabajito temporal», exteriorizó su desembarco en el país oceánico en declaraciones brindadas a Teleshow. Así fue como terminó instalándose definitivamente en un sitio muy diferente.

Luego llegó la oportunidad de MasterChef. «Me dijeron que mi perfil daba para el show y me sacaron una foto». El show era MasterChef, un clásico mundial. Ese fue el primer paso para su convocatoria. Luego lo llamaron para diferentes audiciones y quedó entre los 22 de nada menos que 45.000 aspirantes.

«Mi objetivo es poner a la Argentina y a Sudame´rica en el mapa gastronómico», amplió Torales, que comenzó a deleitar con pizzas, empanadas, humita y otros platos típicos de Argentina. «Has enorgullecido a tu familia», fue una de las felicitaciones que recibió en el programa por intermedio de las redes sociales.

«Verlos poniéndole chimichurri a una empanada y decir que es lo más perfecto que probaron y que yo soy el participante a vencer. Imaginate el orgullo de que digan eso. Para mí ya fue ganar», concluyó el argentino, envuelto en mucha felicidad por la realidad que se encuentra viviendo en Australia.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo: