«Un movimiento extraño» representará a la Argentina en la categoría de cortometrajes del Festival de Berlín

El proyecto dirigido por Francisco Lezama competirá por el Oso de Oro y el Oso de Plata en el evento que se desarrollará entre el 15 y 25 de febrero.

Por Lucas Torretta

Ene 16, 2024

El cine argentino recibió una gran noticia en la jornada de ayer de la mano del Festival de Berlín, que anunció que el cortometraje «Un movimiento extraño» competirá en la 74° edición del evento que se realizará entre el 15 y 25 de febrero. De esta manera, el proyecto nacional tendrá la posibilidad de ganar el Oso de Oro y el Oso de Plata.

La obra está escrita y dirigida por Francisco Lezama, quien anteriormente entregó títulos como «La novia de Frankenstein» y «Dear Renzo». Según revelaron, es una comedia que se sitúa en Buenos Aires en el año 2019 y que tiene como protagonistas a Laila Maltz, Paco Gorriz, Sofía Palomino, Jorge Prado y Guillermo Massé».

Asimismo, informaron que la sinopsis marca que «un guardia de seguridad de un museo prevé con su péndulo una fuerte subida del valor del dólar y se enamora de una empleada de una casa de cambio».

Los tonos mayores, la otra obra argentina que competirá en Berlín

En diciembre del año pasado el festival anunció cuáles serán las películas que participarán en la sección Generation del evento. Allí, los organizadores dieron a conocer que «Los tonos mayores» dirán presente en la ciudad europea.

El largometraje está escrito y dirigido por Ingrid Pokropek, quien en 2023 produjo «Trenque Lauquen», uno de los proyectos más aclamados por la crítica. Además, está protagonizado por Sofía Clausen, quien interpreta a Ana, una joven de 14 años que sufre un accidente y «deben colocarle una prótesis metálica en uno de sus antebrazos»

«Días después de la operación, la adolescente advierte algo extraño. Como si su brazo fuese una antena, empieza a recibir mensajes en código morse. Las señales se repiten todos los días, pero con una frecuencia distinta. Con una pequeña ayuda de sus amigos, la joven pasa los días tratando de descifrar el enigmático código que sale de su cuerpo», reveló la sinopsis.

En una entrevista con GPS Audiovisual, la cineasta confesó que siempre le interesó que la protagonista sea una niña, una adolescente, pero que el verdadero disparador fue trabajar con el Morse: «Es un sistema de comunicación casi perdido, pero que se sigue usando. Y cómo a partir de allí un punto y una raya se puede convertir en otra cosa».

Y añadió: «En lo fantástico hay un velo más o menos realista, en el cual ingresa un elemento extraño. Eso siempre me llamó la atención. Antes de esta película hice cinco cortos y en todos ellos trabajé con diferentes posibilidades de lo fantástico. No es que haya pensado: quiero que mi película sea esta, sino que apareció».

Noticias relacionadas

Seguí leyendo: