Un sacerdote brasileño rescata perros abandonados y luego los da en adopción durante la misa

El religioso João Paulo Araujo Gomes brinda su labor en favor de los perros que se encuentran en la calle y les ofrece un hogar transitorio. Después de rescatarlos, se encarga de sus cuidados como bañarlos y alimentarlos hasta que les encuentre una nueva casa.

Por Matías Gutierrez

Jun 8, 2024

Los sacerdotes tienen la misión de llevar adelante la enseñanza de la fe a la comunidad religiosa. También preparan, dirigen y predican los sermones durante las misas. A su vez, los clérigos ofician eventos como casamientos o funerales y ayudan a la gente en momentos de necesidad o aflicción. Sin embargo, en Brasil se encuentra un sacerdote especial. Ya que éste, además de cumplir con las tareas antes mencionadas, incorporó a su trabajo el rescate de perros que son abandonados en la calle.

João Paulo Araujo Gomes, es un sacerdote de Pernambuco (Brasil) que rescata perros que se encuentran abandonados en la calle y les brinda todo su amor y cariño. El religioso les ofrece a los canes un lugar transitorio, también los alimenta, los baña y los desparasita, hasta que encuentren un nuevo hogar. Lo singular de esta gran acción es que los perros rescatados ingresan a la iglesia y  son parte de la misa. Por lo tanto, los fieles están en pleno contacto con estos canes y también pueden llevar sus mascotas. Con este tipo de dinámica, el sacerdote busca que sus seguidores empaticen con los animales.

Cabe destacar que el clérigo comenzó con su labor de adopción de los caninos en el año 2019, mientras era el encargado de la parroquia Sant’Anna Gravatá en Pernambuco. El religioso tomó la decisión de comenzar con el rescate, debido a que se topó en reiterada ocasiones con perros que tenían lastimaduras en sus patas o presentaban alguna dolencia y esto influía en el bienestar del animal. Por tal motivo, inició este trabajo apoyado por sus fieles que colaboraron con donaciones y buena voluntad.

En la actualidad, las redes sociales son una herramienta fundamental y el religioso que ha ganado notoriedad, las utiliza para dar a conocer a los amigos peludos que buscan un hogar estable. Asimismo, Araujo Gomes manifestó que esta labor es difícil de llevarla adelante, ya que no cuenta con un refugio oficial, sino con algunos lugares que se encuentran “superpoblados” (sitios donde les brinda los primeros auxilios a los perros).

Por ejemplo, el eclesiástico en su cuenta de Facebook señaló: “¡Solo puedo rescatarte si adoptas! No tengo refugio y dependo de algunos espacios temporales que están superpoblados. ¡Por favor ayúdenos! ¡No compres, adopta! La carrera más bonita es la que tiene la historia más triste”. Debido al trabajo que lleva adelante el sacerdote, la cantidad de perros abandonados en la localidad disminuyó considerablemente. Su labor contribuyó a que la comunidad entienda la importancia de cuidar y proteger a los animales.

¿Qué dijo el sacerdote sobre la tarea benéfica que realiza?

João Paulo Araujo Gomes, reveló cómo surgió esta labor de rescate y adopción de los caninos. Según comentó, después de que una persona le ofreciera galletas, el sacerdote las dejó en la misa y estas fueron rápidamente tomadas por sus fieles. Asimismo, también influyó que el religioso conoció un refugio de canes donde había 96 perros. Luego toparse con esas dos experiencias floreció la singular forma de adopción de los perros en situación de vulnerabilidad.

Araujo Gomes, se expresó acerca de esa vivencia y manifestó: “Entonces comencé a llevar a los perros a misa, con la misma esperanza de regalarlos. En medio año, finalicé el proceso. Todos los perros fueron adoptados. Ahora lo hago con los perros callejeros que rescatamos. A veces ellos mismos entran a la iglesia buscando agua y comida”.

Posteriormente, indicó que “aquí les hablamos sobre los perros callejeros, sobre cómo respetarlos y protegerlos. También colaboramos en un proyecto de esterilización para limitar la cantidad de perros en la calle. También ayudamos a los perros en situaciones de emergencias, como víctimas de violencia o problemas de salud”.

Mientras tanto los seguidores le dedicaron bellos mensajes al sacerdote: “El padre ya se ha ganado el cielo cuidando y dando tanto amor a todos los peluditos”; “Este padre es una bendición donde quiera que vaya”; “Gracias por tanta dedicación a los animales”; “Es muy genuina su actitud, que sea un ejemplo para otros curas”; “Dios lo bendiga por esta labor”.

Araujo Gomes desde su nuevo cargo como director de la capilla del Hospital São Sebastião en Caruaru (Pernambuco), continúa con su trabajo de rescate junto con especialistas en medicina veterinaria que lo ayudan a cuidar la salud de los perros rescatados.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo: