Rod Stewart brilló en Buenos Aires

El artista cantó en GEBA y brindó un show cargado de brillo y glamour durante más dos horas. Además, felicitó a Messi y a la Selección Argentina.

Por Jonatan Pedernera

Oct 5, 2023

Trajes, brillantes, luz y más luz. Así fue la gran noche de Rod Stewart en la Argentina en su sexta visita al país. El rockero brindó un repertorio cargadísimo y los fanáticos deliraron.

No faltaron hits como «Do Ya Think I´m Sexy», «Maggie May», «Some Guys Have All The Luck», «Dowtown Train» o «Sailing», entre varias canciones populares. Sus coristas y el resto de los músicos también se mostraron a la altura de la velada.

Rod Stewart descolló a ese nivel a partir de su excepcional manejo de la escena, el oficio para sacarle brillo a su ronca voz y llevarla a niveles superlativos en algunos pasajes tanto melódicos como rockeros, y el suficiente humor –intacto- a sus 78 años.

Sewart se mostró impecable y reluciente a sus casi 80 años.

Y por supuesto que no podían faltar las referencias al fútbol, un deporte del que el artista escocés es un confeso fan, con las ya clásicas ofrendas de pelotas lanzadas al público; imágenes en las pantallas del Celtic, el club de sus amores; y, en esta ocasión, la evocación a la histórica final de Qatar que consagró a la Selección Argentina como campeona del mundo.

Este clima comenzó a virar con la deliciosa introducción de guitarra que anunció a «You´re in my Heart, You´re in my Soul», canción en donde se pusieron de manifiesto todas las referencias al fútbol. Ya al presentarla, Rod mencionó el mundial ganado por Argentina y dijo: «Messi, estás en mi corazón». Luego hubo imágenes del Celtic, del penal que le dio el triunfo al conjunto de Lionel Scaloni en Qatar, los festejos y culminó con el intérprete mostrando un banderín que la Asociación de Fútbol Argentino le obsequió.

La puesta en escena en el estadio de GEBA fue impresionante.

El espíritu disco se hizo presente a través del máximo hit «Do Ya Think I´m Sexy», en otra destacada labor del bajo; y al finalizar, las chicas de la banda se calzaron gorras marineras para la despedida con «Sailing». No hizo falta bises. Rod Stewart se había encargado de que nadie se fuera defraudado.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

Un milagro de discreción y elegancia

Un milagro de discreción y elegancia

La reedición de Los galgos, los galpos permite que aquellos que aún no pudieron leer la maravillosa novela de Sara Gallardo se encuentren con su ojo clínico para desnudar las manías de su clase, la aristocracia argentina, en sus grandes peleas y pequeñas miserias.