Abandonó Arquitectura para ser bombera y lleva 25 años de servicio

Claudia Baremboim es comandante directora del cuerpo de Bomberos de la Ciudad de Buenos Aires y fue una de las primeras mujeres en convertirse en jefa en una estación en el territorio porteño.

Por Jonatan Pedernera

Ene 25, 2024

Si bien lleva 25 años en lo suyo, siempre cuenta que sigue formándose, como el primer día. Claro, habla de lo suyo porque mientras era una arquitecta consagrada decidió integrarse al cuerpo de Bomberos. Pasaron 25 años y Claudia Baremboim continúa firme en un trabajo que se preparó para recibir a varias mujeres.

La mujer se anotó luego de ver una publicidad. Primero estuvo en el área técnica y con el correr de los años se fueron desplegando más sectores y ahí se puso el overol.

Claudia, la segunda desde la izquierda, en una capacitación en Parque Patricios.

Fue una de las primeras mujeres en ser jefa de una estación de bomberos en la región porteña en Villa Lugano y como directora tiene bajo control a la Zona 1, que aglomera cuatro estaciones de bomberos y dos destacamentos. “Lo que más me gusta de este trabajo es que todos los días tengo un desafío distinto, es algo dinámico, no siempre te encontrás con lo mismo. Eso te hace crecer: estudiar, capacitarte, actualización constante con nuevos materiales, el entrenamiento físico”, remarcó.

Y respecto a su oficio, expresó: “Es un trabajo que está muy bien reconocido por la gente. Para la sociedad somos héroes. Te das cuenta cuando pasan por la puerta de la estación. Lo vivimos todo el día. Se quedan mirando, los chicos quieren subir a la unidad, nos saludan todo el tiempo”.

Siempre lista. La bombero que lleva 25 años al servicio ama su oficio.

 

“Soy bombero y estoy orgullosa de serlo -acredita-. Lo recomiendo: que todos aquellos que tengan sueños de ser bomberos, lo intenten. Es una profesión que te da mucha satisfacción personal y el reconocimiento de la propia familia”, resumió Claudia, mamá de dos hijos -de 20 y 27 años-, quien pasó gran parte de su vida entre cuarteles y sirenas.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

¿A quién crees engañar?

¿A quién crees engañar?

El síndrome del impostor se caracteriza por experimentar una gran sensación de inseguridad y falta de confianza en vos mismo. Perfeccionismo, autoexigencia y dudas a las que hay que sobreponerse para no engañarse a uno mismo.