El retiro de la perra de Gendarmería: “Ahora va a hacer vida de familia”

El video de la despedida de Pecky emocionó a todos en las redes sociales. Su fiel ladero, el cabo primero Alejandro Manuel Maza, habló con ADN+.

Por Jonatan Pedernera

Ago 9, 2023

“Este llamado es para informarles que ha finalizado nuestro servicio y esta es la última patrulla de la can Pecky”, así, con la voz quebrada, el gendarme Maza anunciaba el último viaje de su compañera, que cumplió 10 años junto a las fuerzas. El video se viralizó de inmediato y varios usuarios se emocionaron con el llamado.

La perra, jugando en medio de un puesto.

Atenta a la respuesta, el animal siguió con atención el alerta: “Gracias por todo y por cuidar a todos los gendarmes. Y por asegurarte que tu guía llegara a cumplir cada misión”. El cabo primero, de 33 años, no aguantó y se fundió en un beso junto a la perra. El efectivo, que presta servicio en San Martín, Chubut, habló con ADN+ con Pecky revoloteando a sus pies.

-¿Cómo surgió la idea de dar a conocer su historia?

-Fue una propuesta del personal de Criminalística y el jefe de escuadrón 37º. Ellos quisieron que quede inmortalizado el pase de Pecky porque siempre se hacen reconocimientos a perros fallecidos y malheridos. Entonces, acá la idea se basaba en homenajearla en vida y que quede en la memoria de todo el escuadrón. Nunca tomamos dimensión de lo que pasó: a la gente le encantó.

-Estuviste a punto de quebrarte en el móvil en el momento del pase a retiro…

-Sí, se me cayó una lágrima. Fue emocionante despedir a una amiga, a una compañera de trabajo. Me conmoví con la Gorda, para mí es como una hija, fue un momento hermoso.

Una postal que era rutina: en la oficina, a la espera de un nuevo llamado.

 -¿Qué va a ser de su vida ahora?

-Y bueno, ahora va a ser una mascota común y corriente junto a sus dos hermanitos, se va a quedar conmigo, ya la solicité, je. Se vienen vacaciones y en familia, nada de jornadas largas de trabajo y días de frío. Ahora va a comer lo que encuentre porque se lo merece.

 -¿Tenés muchas historias en operativos y servicios?

-Uff, muchísimas. Una vez nos tocó un rescatar a un vehículo tapado por la nieve, una tarea que es común en los gendarmes en determinadas posiciones. Ella, automáticamente, se subió al auto para darle calor al conductor y volvieron abrazados durante todo el camino. Después, gracias a su tarea, encontramos sustancias prohibidas en un coche con ciudadanos peruanos que había sobrepasado varios controles.

Ahora, se vienen días de relax para Pecky.

 -¿En tu vida de civil sos perrero?

-Sí, me encantan de más. En mi casa tenemos una ideología clara: los perros son parte de la familia, comen y duermen a la par nuestra. El auto es un enjambre de pelos y la casa es de todos. El amor y el calor que uno recibe de ellos no se consiguen en otro lado.

 -¿Cómo se da el adiestramiento de los canes en las fuerzas?

-En Gendarmería Nacional se genera por el juego. Ellos buscan una pelotita, un manguito o un juguete. Así van afinando el olfato, gracias a la búsqueda, entonces asocian todo al divertimiento. Obviamente, después se traslada ese mecanismo en la búsqueda de sustancias o cualquier tipo de cosas. Nosotros estamos enfocados en que el perro se entretengan, porque  cuando los perros están aburridos, no buscan.

 

El dibujo de un niño: el gendarme y su fiel compañera.

 

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

¿A quién crees engañar?

¿A quién crees engañar?

El síndrome del impostor se caracteriza por experimentar una gran sensación de inseguridad y falta de confianza en vos mismo. Perfeccionismo, autoexigencia y dudas a las que hay que sobreponerse para no engañarse a uno mismo.