La fabulosa historia de las siamesas que desafiaron los límites de la medicina

Abby y Brittany Hensel nacieron en 1990 y, pese a estar unidas desde entonces, pudieron diagramar una vida plagada de progresos. Inspirador.

Por Gabriel Casazza

Mar 31, 2024

El 7 de marzo de 1990, en un pequeño pueblo de Minnesota, Estados Unidos, Anny y Brittany Hensel nacieron unidas por el tórax. Sí, estas siamesas impactaron a propios y extraños pero no solamente por dicha particularidad sino principalmente por haber diagramado una vida plagada de voluntad y superación.

Lisa y llanamente, estas norteamericanas desafiaron todos los límites de la medicina, rompiendo con los prejuicios establecidos por la sociedad. Es que estudiaron, trabajan y hasta una de ellas logró contraer matrimonio pese a las limitaciones lógicas. Sí, una historia de vida para aplaudir de pie y tomar como ejemplo.

Cabe destacar que Abby y Brittany son gemelas unidas dicephalus, una enfermedad que rara vez otorga una esperanza de vida que va más allá de la infancia. Tienen cerebros, médulas espinales y corazones separados pero sus órganos de la cintura para abajo son absolutamente compartidos. Cada una controla un brazo y una pierna.

Cuando todavía eran pequeñas, sus padres se plantearon la posibilidad de separar a las siamesas. Sin embargo, fueron informados de que serían varias intervenciones quirúrgicas, por lo que los riesgos eran altos y la probabilidad de que solamente sobreviviera una también. Por ende, finalmente decidieron no hacerlo.

«Nunca desearíamos estar separadas porque entonces no podríamos hacer las cosas que podemos hacer: jugar al softball, conocer gente nueva, correr», supieron exteriorizar Abby y Brittany allá por el año 2007, cuando tenían 17 años de edad y se encontraban transitando la adolescencia pese a las barreras.

Estas siamesas se hicieron popularmente conocidas en 1996, cuando aparecieron en el show de Oprah Winfrey y su retrato dio la nota en la portada de la revista Life. Eso sí: a partir de ahí comenzaron a sufrir el acoso de los medios de comunicación de Estados Unidos, por lo que decidieron alejarse de las cámaras.

Si bien tienen similitudes, no son iguales. Por ejemplo, Abby se inclina por las matemáticas y la ciencia, mientras que Brittany por las artes. La primera es más extrovertida y la segunda cuenta con un papel calmo y equilibrado. De hecho, Abby sorprendió al mundo entero al casarse con Josh Bowlind. Realmente conmovedor por donde se lo mire.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

El estadio de Temperley cumplió 100 años

El estadio de Temperley cumplió 100 años

El “Alfredo Beranger”, símbolo de zona sur, llegó a su Centenario. Sus hinchas rememoraron las hazañas en la previa al partido contra Almirante Brown y hubo saludos de todo tipo en las redes sociales. Mirá uno en especial…