León Gieco cantó en el Vaticano ante el Papa

El cantautor argentino entonó “Sólo le pido a Dios” delante de Francisco y más de 100 compatriotas.

Por Jonatan Pedernera

May 6, 2023

El cierre del congreso del Instituto de Diálogo Interreligioso fue emocionante. León Gieco es hizo presente en el Palacio Apostólico y ante la presencia del máximo referente de la Iglesia Católica y un centenar argentino, tocó una de las canciones más populares del cancionero popular nacional.

Su actuación tuvo mucho que ver con el acto, ya que Jorge Bergoglio impulsó el dialogo entre las distintas razas y culturas desde la época en la que era arzobispo de Buenos Aires. La iniciativa contó con el apoyo de tres celebridades que también dijeron presente: el rabino Daniel Goldman, el dirigente musulmán Omar Abboud y el sacerdote Guillermo Marcó.

Tras las charlas sobre los temas de protocolo, Gieco tocó los primeros acordes de la canción y todo el auditorio reconoció el tema que habla de la indiferencia, el sufrimiento por las guerras y la fe. “Es lo que pedimos por nuestro país y por el mundo: que el otro no nos sea indiferente. En definitiva, la grieta es la indiferencia hacia el que piensa distinto”, dijo Marcó, uno de los oradores.

Francisco, quien cumplió 10 años como máximo pontífice, saludó a León Gieco.

“Cantar en el Vaticano es una de las cosas máximas que me pasaron en mi profesión: al Papa le gusta la canción, la pide siempre, la propuso para ser incluida en la película El Papa Francisco: Un Hombre de Palabra, de Wim Wenders, pero venir a tocarla acá fue lo máximo, fue venir a respetar su filosofía”, dijo el cantante. Además, agregó que escribió la canción hace 50 años y que se siente muy feliz por la importancia que le da cada persona, en especial los argentinos, en todos los rincones del mundo.

La letra de una canción popular

Sólo le pido a Dios
Que el dolor no me sea indiferente
Que la reseca muerte no me encuentre
Vacía y sola sin haber hecho lo suficiente

Sólo le pido a Dios
Que lo injusto no me sea indiferente
Que no me abofeteen la otra mejilla
Después que una garra me arañe esta suerte

Sólo le pido a Dios
Que la guerra no me sea indiferente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente

Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente

Sólo le pido a Dios
Que el engaño no me sea indiferente
Si un traidor puede más que unos cuantos
Que esos cuantos no lo olviden fácilmente

Sólo le pido a Dios
Que el futuro no me sea indiferente
Desahuciado está el que tiene que marchar
A vivir una cultura diferente

Sólo le pido a Dios
Que la guerra no me sea indiferente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente

Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

Equi Fernández, el pibe que retrocedió para tomar impulso

Equi Fernández, el pibe que retrocedió para tomar impulso

Ganarse un lugar en Boca no es fácil y él lo vivió en carne propia. Se formó en el club, pero tuvo que irse a Tigre para mostrarse y que lo volvieran a considerar. Ahí, como en las Inferiores, lo tuvo Diego Martínez, quien hoy lo disfruta y elogia: «Juega igual en cualquier cancha como en su barrio en San Miguel».