Salta late con la Fiesta del Milagro

La celebración típica de la provincia convocó a miles de pelegrinos y se espera un gran cierre.

Por Jonatan Pedernera

Sep 7, 2023

El ritual emociona. Los creyentes de las distintas localidades emprendieron la característica caminata hasta la capital salteña para  rendirle culto al Señor y la Virgen del Milagro. Parte de los peregrinos desfilaron hacia la Casa de Gobierno y el 15 de septiembre se realizará el cierre con la procesión.

Las imágenes religiosas encabezaron la marcha multitudinaria hasta la sede de Gobierno de la ciudad. En medio de sonidos de sirenas y con la banda militar de fondo, se le rindió honor a la Virgen. Luego, trabajadores públicos de distintas dependencias acompañaron a las sagradas imágenes por el predio en una recorrida que terminó con una ceremonia religiosa en la plaza de las banderas.

La ceremonia es una de las fiestas más tradicionales del Norte.

Más de 70.000 personas transitaron a pie la extensa peregrinación. Y no importó la distancia: salieron contingentes desde Salvador Mazza, en la frontera con Bolivia, a más de 420 kilómetros de Salta Capital. Desde la puna, también partieron grupos que se unieron a la caminata de los mineros.

La historia del culto

La festividad se originó con un episodio que sucedió en 1962. Debido a los terremotos, el padre José Carrión mandó a sacar la olvidada imagen del Cristo Crucificado y sólo quedó la dela Virgen María, que se mantenía intacta. A partir de ese hecho, las catástrofes cesaron.

En el museo histórico de la ciudad se exhiben elementos religiosos.

A partir de allí, las imágenes se convirtieron en el Señor y la Virgen del Milagro, y cada 15 de septiembre salen de la Catedral salteña en procesión, a recorrer las calles de la ciudad para renovar el «pacto de fidelidad» con sus seguidores y creyentes.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

Equi Fernández, el pibe que retrocedió para tomar impulso

Equi Fernández, el pibe que retrocedió para tomar impulso

Ganarse un lugar en Boca no es fácil y él lo vivió en carne propia. Se formó en el club, pero tuvo que irse a Tigre para mostrarse y que lo volvieran a considerar. Ahí, como en las Inferiores, lo tuvo Diego Martínez, quien hoy lo disfruta y elogia: «Juega igual en cualquier cancha como en su barrio en San Miguel».