Valentino Sarapura, el niño argentino que fue salvado con un exoesqueleto de la Universidad Nacional de San Martín

En 2019, el mundo fue testigo de un caso único. Un cirujano y un grupo de investigadores le salvaron la vida a un bebé de siete meses con la ayuda de un exoesqueleto fabricado en la UNSAM.

Por Lucas Torretta

Ago 20, 2023

En las últimas horas, la Universidad Nacional de San Martín rememoró una historia que conmovió y sorprendió al mundo en el año 2019. La misma está protagonizada por Valentino Sarapura, un niño que por entonces tenía siete meses de edad y fue salvado por un exoesqueleto fabricado en la UNSAM.

Según escribió en el artículo el periodista Gaspar Grieco, los padres del bebé, Joaquín y Lucila, acababan de bañar a su hijo cuando detectaron «algo raro» en su pecho. Aunque al principio decidieron llevarlo al pediatra y realizarle una placa, cuyo resultado arrojó una «anomalía en una arteria pulmonar» que desencadenó en una operación de un sling pulmonar en el Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas Norberto Quirno, el joven siguió con dificultades para respirar.

Tras dar el primer paso, Joaquín y Lucila determinaron llevar a su hijo con otro profesional para que le hagan una endoscopía, la cual revela el verdadero problema que sufría el niño: «Tenía una estenosis traqueal congénita y una broncomalacia en su bronquio izquierdo, dos afecciones graves, poco frecuentes y con riesgo de muerte«, explicó el cirujano infantil Gastón Bellía Munzón.

En la nota de la UNSAM, se puede leer que el médico fue el que ideó el plan que podía salvarle la vida al bebé. Si bien era riesgoso, ya que se había realizado una sola vez en 2013 en Estados Unidos, había propuesto colocarle un «exoesqueleto de material biodegradable en su bronquio izquierdo«.

«Decidimos que le dábamos para delante, era la vida de nuestro hijo. Antes de la cirugía decidimos sacarlo de la internación para que pudiera volver a ver un poco el sol», comentó Lucila.

Los responsables de salvarle la vida

Un mes después de la propuesta, Valentino fue operado exitosamente por médicos del CEMIC, que le colocaron el «exoesqueleto fabricado por los investigadores e investigadoras del Laboratorio de Biomateriales, Biomecánica y Bioinstrumentación de la Escuela de Ciencia y Tecnología de la UNSAM».

Sin embargo, el camino para salvar al niño no fue fácil. Luego de descubrir qué medida podía servir para operar con éxito al bebé, Gastón Bellía Munzón comenzó a buscar junto a su equipo «diseñadores industriales y empresas de insumos médicos» con el objetivo de fabricar la tecnología necesaria. Durante la investigación, un médico encontró la página web del Lab3Bio y se contactaron con su directora, Élida Hermida, quién inició una búsqueda para ver si se podía producir en el laboratorio de la UNSAM la pieza necesaria para la operación y se comunicó con Beatriz Araoz, «integrante del laboratorio y especialista en andamios 3D para regeneración ósea», para comprobar si se podía desarrollar el exoesqueleto.

Al momento de trabajar en la construcción de la pieza, se dieron cuenta de que la impresora 3D que tenían en el laboratorio no poseía las características necesarias para fabricar el exoesqueleto. Por este motivo, Araoz acudió a Juan Ignacio Bousquet, uno de sus colegas, que tenía en su poder una impresora con las propiedades que necesitaban para trabajar.

Según explicó Gaspar Grieco en la nota, los científicos de la UNSAM pusieron manos a la obra durante julio y agosto y no pararon ni un segundo: “Algo que nos pasó absolutamente a todos los que trabajamos en este proyecto fue la convicción de que la solución la teníamos que encontrar nosotros, no había otra opción. Entonces, la dedicación pasó a ser de todo el día y toda la noche«, expresó Araoz.

Luego de realizar diferentes compras para completar la pieza y de llevar a cabo distintas situaciones burocráticas para que les permitieran hacer la operación, el 21 de agosto de 2019 Valentino fue operado con éxito en el CEMIC.

Valentino junto al médico que le salvó la vida y sus padres.

Valentino volvió a la UNSAM

La semana pasada, cuatro después de la intervención, el niño visitó junto a sus padres la Universidad Nacional de San Martín para conocer a las personas que le salvaron la vida.

En una entrevista para la UNSAM, Beatriz Araoz manifestó todos los que trabajan y fueron formados en una universidad pública se deben a la sociedad: «No hay nada que te retribuya más en el alma que saber que todo lo que se invirtió en tu educación y formación puede volver en algo que ayuda a una vida a continuar respirando. Es tocar el cielo con las manos. Tener esta oportunidad es hermoso», concluyó.

Siguiendo la misma línea, Bellía Munzón expresó que la operación «sentó un precedente»: «Valentino fue el comienzo y ahora ya hay 18 pacientes operados en Estados Unidos, otros 19 en China y dos más en Argentina con esta técnica«, reveló.

La historia completa de Valentino, cómo se desarrolló la operación y todos los testimonios de las personas involucradas en el proyecto se puede encontrar en la página oficial de Noticias UNSAM escrito por Gaspar Grieco.

Noticias relacionadas

Seguí leyendo:

Un milagro de discreción y elegancia

Un milagro de discreción y elegancia

La reedición de Los galgos, los galpos permite que aquellos que aún no pudieron leer la maravillosa novela de Sara Gallardo se encuentren con su ojo clínico para desnudar las manías de su clase, la aristocracia argentina, en sus grandes peleas y pequeñas miserias.