La importancia de la intuición en nuestra vida cotidiana

Los sueños están para cumplirse y para lograrlo es clave ese sexto sentido que todos tenemos: seguir nuestro sentimiento aunque no suene como lo más lógico es una herramienta poderosa para transitar un viaje más puro, gozador, pacífico y sanador.

Por Ayrton Ruiz

Abr 11, 2024

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha dependido de sus sentidos para interactuar con el entorno y tomar decisiones. Sin embargo, hay uno que no se puede medir con precisión como los otros cinco y desempeña un papel crucial en nuestra vida cotidiana: nuestro sexto sentido, es decir la intuición. Desde siempre, al menos para quien escribe (y lamentablemente creo que para la gran mayoría), nuestra querida Argentina nos arrincona y exige; nos lleva a tomar decisiones que por una carga económica y social (ya transformada en cultural) carecen de este sexto sentido.

Claro que es muy difícil tener claridad, si desde siempre nos cuesta ganar el mango. Claro que es extremadamente complicado imaginar que este concepto pueda expandirse con los números de pobreza, hambre y falta de posibilidades que nos gobiernan desde hace tanto tiempo. Claro que parece una utopía poder hacernos el espacio, en uno de nuestros días cotidianos, para parar la pelota y conocer la magia de la intuición. Nos entiendo, si a veces ni siquiera podemos proyectar de acá a unos meses.

Tengo 33 años y por esta secuencia inagotable de dificultades anteriormente descriptas es que decidí unir mis dos mundos. Por un lado, el introspectivo y espiritual que me alimenta, sana, enseña y empodera. El que, por ejemplo, me impulsó a encontrar una vocación. Y por otro lado, el externo y sistémico que también me alimenta; esa cáscara que me viste y me trajea, el que encontré para tener una profesión e intentar vivir de lo que me gusta y apasiona; el que me sirve de canal para vivir de cumplir sueños…

Esto último es algo que también el ser humano debe tener claro: los sueños están para cumplirse. Y en un mundo tan hostil como globalizado (y por ende facilitador en muchos casos) todos podemos soñar y cumplir esos deseos. Todos podemos emprender un viaje más puro, gozador, pacífico y sanador. Para esto, es clave nuestra intuición. Y hoy, los invito a arrancar este viaje…

La intuición se define como esa capacidad de percibir o conocer algo sin la necesidad de razonamiento lógico. Es esa sensación que nos dice que algo es correcto o incorrecto, que nos guía cuando estamos indecisos o nos alerta de posibles peligros. Aunque muchos la consideran como una especie de «magia», la intuición es el resultado de nuestra experiencia acumulada, nuestro conocimiento previo y nuestras emociones.

Desarrollar nuestra intuición es fundamental para tomar decisiones más acertadas en nuestra vida personal y profesional. Y en este arranque de viaje, voy a hacer énfasis en estos focos:

  • Escuchar nuestra voz interior.
  • Meditación y reflexión.
  • Confianza en uno mismo (pase lo que pase).
  • Aprender de los errores.

En la sociedad actual, estamos constantemente bombardeados con información y opiniones externas. Ni hablar de los problemas diarios que tenemos. Sin embargo, es crucial aprender a escuchar nuestra voz interior, esa sensación visceral que nos indica el camino a seguir. Literalmente es visceral, se siente entre el pecho y la panza; nos aísla de tiempo y espacio por un mínimo instante y nos da la respuesta que necesitamos para accionar con seguridad.

Seguridad necesaria fuere cual fuere el resultado de esa acción. Si es positivo, será un plus a esa decisión intuitiva. Si es negativo, dolerá o nos bajoneará mucho menos. Porque cuando hay intuición, hay claridad. La intuición, por ejemplo, permite reconocer y amigarse con conceptos mentales también necesarios. Es decir que también valida conocimientos adquiridos y a veces igual o más importantes que la misma intuición.

Este sexto sentido es el combustible que necesitamos para sentir, pensar, decidir y accionar. Es el combustible que necesitamos para alinearnos y tener a mano todo nuestro potencial. Sin esto, sólo somos robots y engranajes del sistema.

En un mundo tan exigente como globalizado, rodeados de un altísimo grado de volatilidad durante un día de nuestra semana (por consecuencia, de falta de atención en muchas cosas que suceden durante 24 horas), invadidos con información innecesaria que colapsa nuestra energía, la meditación y la reflexión nos permiten conectar con nuestro yo interno, calmar la mente y tomar conciencia de nuestras emociones y pensamientos. Esta práctica regular puede ayudarnos a fortalecer nuestra intuición…

¿Por qué nos cuesta tanto parar la máquina durante 15 minutos al día? Si nos ponemos a pensar son 15 minutos menos de celular…

Y la creación de hábitos saludables nos da el impulso necesario para confiar en nosotros mismos, creer en nuestras capacidades y en nuestra intuición. Algo esencial para desarrollarla. La confianza nos permite tomar decisiones con mayor seguridad y convicción.

Y por último quiero volver a hacer foco en los posibles resultados negativos, los errores y fracasos. Estos, al fin y al cabo, son oportunidades de aprendizaje. Al analizar nuestras decisiones pasadas y sus resultados, podemos mejorar nuestra capacidad intuitiva para enfrentar futuras situaciones similares.

Entonces, nuestro sexto sentido, la intuición, es una herramienta poderosa que todos poseemos y que, lamentablemente, a menudo ignoramos o subestimamos. Al desarrollar y confiar en nuestra intuición, podemos mejorar nuestra calidad de vida, tomar decisiones más acertadas y enfrentar los desafíos de manera más efectiva. Es hora de escuchar a nuestro yo interno y aprovechar al máximo este valioso recurso que la naturaleza nos da.

En estas columnas que se vienen, proponemos indagar y demostrar con hechos. Tenemos programadas unas entrevistas para intercambiar con personas que, dentro de lo efímero que es el éxito, decidieron con su sexto sentido. Nos ponemos como objetivo expandir. Y en conjunto, junto a ustedes.

Gracias por el interés hasta acá. Y prepárense para ser parte de la expansión necesaria.

Ahora sí, empezamos el viaje. Bienvenidos y bienvenidas.

Noticias relacionadas

De la intuición a ser pioneros y ganar: Win

De la intuición a ser pioneros y ganar: Win

Te invito a conocer la historia de Valentín Jaremtchuk, un joven empresario argentino que le dio lugar a la espiritualidad y a la energía para emprender y crear «la primera fintech que democratizó el fútbol a nivel mundial».

Seguí leyendo: